SMOTH - MIT

SMOTH -MIT. Carta del Maestre Internacional Fr+++ J.M.Nicolau

En el entendimiento de que solo el hermanamiento entre las diferentes ramas de la Orden y la lucha sin cuartel podrán apaciguar los problemas que amenazan tanto a nuestra  propia existencia como a la estabilidad social en el mundo decidí  unificar dentro de nuestra rama templaria de la SMOTH MIT  a todos aquellos caballeros que sintiendo la necesidad de mantener la santidad del individuo desean fortalecer con esa unión los valores e ideales por los que fue creada la Orden del temple.

Es necesario entender que Nuestra amada Orden solo tiene un fin  justificable para su existencia y es testimoniar que somos dignos de recuperar el Fons Honorum, para ello hemos de demostrar que somos capaces de realizar hechos que avalen ese deseo y alejarnos de todos aquellos grupos en los que la avaricia y la pomposidad han hecho mella. Ser Templario es un acto de fe que nos reviste de la luz de Cristo y hemos por nuestros hechos ser dignos de portar nuestro manto blanco pues él mismo es señal de pureza, como también hemos de ser merecedores de exhibir nuestra cruz roja en señal, no solo de sacrificio, sino de que somos realmente lo que decimos ser, TEMPLARIOS

En nuestros días hemos podido constatar que en muchos casos el progreso social tan solo camufla el bienestar material de unos pocos, que destruyendo la integridad y la santidad del individuo y el derecho a una subsistencia decente, se enriquecen a costa de la miseria de los pueblos y cuando esto sucede, cuando el elemento material predomina, da por resultado el lujo, la sensualidad, el espíritu de desorden y de revolución y por ello la preponderancia de la civilización material, causando gravísimo perjuicio a la civilización moral y por consecuencia crea la infelicidad y necesidad de los más pobres y desvalidos.

Como templarios que somos No podemos permitir esto, pues entendemos la caridad como un don de Dios, por  razón de su precio inestimable y de su origen esencialmente divino: Solo Dios ha podido enriquecer tanto a la criatura, pues nos inflama el corazón de amor hacia el prójimo, un amor desinteresado que solo quiere el bien hacia nuestros semejantes, aunque ello algunas veces signifique nuestro sacrificio personal, pues entendemos que la caridad es la reina de todas las virtudes, no solo del templario sino de cualquier buen ser humano que quiera ser un ejemplo a seguir por los demás, así como el sol por su luz embellece toda la naturaleza y da flores con sus más bellos matices.

Por ello desde la SMOTH-MIT quiero realizar actividades allí donde exista la necesidad de ayudar al desvalido, al hambriento, al enfermo y al necesitado, principalmente en nuestros países hermanos de Latinoamérica, no por ello desatendiendo las necesidades de los que viven a nuestro alrededor en nuestro país, volcando nuestros esfuerzos principalmente en la infancia y en todas las necesidades que en los niños se deban cubrir, por entender que son los más débiles y los más indefensos, frente al avance de una civilización materialista e intolerante que solo entiende del enriquecimiento personal a costa del empobrecimiento y la miseria del resto del mundo.

Hemos nacido para ayudar a los más necesitados y débiles a paliar su sufrimiento,  por ello somos la Blanca Milicia de Cristo y es nuestro deber como verdaderos hijos de Cristo y verdaderos imitadores de Nuestro Señor, desde esta Unidad Templaria en la SMOTH MIT hacer gala de lo que un día hicieron Nuestros Hermanos Mayores que fue luchar por defender a los más pobres y necesitados de este mundo, con un compromiso ante Dios y los hombres de entrega total y sacrificio por amor a Dios y al prójimo y por honrar a nuestra amada Orden del Temple.

“Amarás a tu prójimo como a ti mismo, aunque ello implique sacrificio... Venzamos a esta barbarie civilizada y demostremos por qué somos dignos de ser Templarios, por qué somos dignos de ser de la SMOTH-MIT.

 

Fr.++++J.M.Nicolau

MAESTRE

Para apoyar esta gestión los hermanos Priores que figuran al pie estrechan filas alrededor del Maestre Fr++++José Miguel Nicolau y conforman la SMOTH MIT ofreciendo sus espadas para lograr la victoria del CRISTO nuestro Señor sobre el materialismo salvaje

Fr+++ Victor Bassino. Gran Prior de Argentina.

Fr+++ Alejandro Jose Roman Molinas. Gran Prior Visitador Magistral de Paraguay

Fr+++ Trinidad Carrillo Téllez. Gran Prior Visitador Magistral de México

Fr+++ David Caparelli. Gran Prior de Brasil

Fr+++ Claudio Orlando Chinchón Rojo. Gran Pior de Chile

Fr+++ Giorgio Cantamutto. Gran Prior de Iltalia.

Fr+++ Luigi Bruno. Gran prior de Venezuela.

Fr+++ Jose Luis Mateus. Gran Prior de Uruguay.

Fr+++ Jorge Luis Espinoza. Gran Prior del Perú.

Fr+++ Oscar Martinez Ruiz. Gran Prior de Colombia

 

¿somos templarios?

¿Lleváis capa, camisola, venera, carnet, pin, breve-te, la joya de la orden y espada? ¡¡¡Felicidades!!! Ciertamente sois templario, pero dejadme deciros que sólo por fuera. Muchos podrán decir sí es obvio, pero permitidme reflexionar verdaderamente en la profundidad de lo que ello supone.

¿Qué buscamos realmente cuando ingresamos a la Orden? ¿Espiritualidad?, ¿fama?, ¿poder?, ¿conocimiento?, ¿ser más católico?, ¿estar más cerca de Dios?, ¿conocer gente?. Si bien todo esto es válido, recordemos que el Temple no nos necesita, nosotros buscamos al Temple.

La vida sobre este plano es un abrir y cerrar de ojos y todo poder es temporal, nada es eterno. La verdadera Orden del Temple fue concebida en un plano espiritual, antes que material. Es a este plano al cual debemos esforzarnos en lle-gar, todo acto físico que hagamos a favor de nuestra orden repercutirá en el otro plano y de esta manera ya empezamos a construir y aportar a la verdadera obra templaria.

Si sabemos que la muer-te solo paraliza al cuerpo para que este retorne a los elementos y que no nos llevaremos ningún título, ni los reconocimientos y orgullos que nos pudiesen hacer grandes como seres huma-nos, sólo las experiencias y emociones que nos hicieron

 avanzar en nuestra comprensión del significado de la vida, quedarán grabadas en nuestra alma inmortal. Entonces, ¿por qué re-vestirnos con el titulo de Templario/a?, en realidad éste debiese de ser una aspiración. El ser templario/a requiere años, tal vez vidas para llegar a serlo. Es un estado. Sólo somos aspirantes a serlo, ya que ni el mayor de entre nosotros lo es, simplemente es “el mayor servidor de todos”, es el que está más dispuesto a servir, a entregar lo mejor de si para la grandeza de nuestra Orden. Nuestra Orden nos entrega un poder, este reside en la iniciación, pero está en cada uno de nosotros ganarnos la autoridad de dicho poder. El ser Templario/a implica un estado de armonía interna, en el cuál casi ya no existen los interrogantes, sino más bien el iniciado se hace uno con la voluntad de Dios, ello conlleva a que para estar en contacto directo con la divinidad no necesite de intermediarios, ya que él/ella posee el conocimiento de la realidad divina. Debemos aspirar a tener un verdadero temple, un equilibrio y no dudar ni por un segundo en desenfundar nuestra espada de la ver-dad frente a los ataques de la ignorancia y del mal.

Somos templarios del siglo XXI, como tales debemos ser la vanguardia, en todo sentido, enarbolando nuestro bauseante en don

 de se requiera, tal como lo hicieron nuestros hermanos y hermanas del pasado que muchos tuvieron que pagar con sus vidas, la envidia y la falta de visión de gobernantes carentes de todo sentido.

Tal vez hoy en día nos enfrentemos a fuerzas mu-cho mayores de las que tu-vieron que lidiar nuestros hermanos y hermanas del pasado. Nuestra lucha ya no es física, sino más bien mental por así decirlo. Es por ello que insisto en ele-var nuestra conciencia hacia ese estado de templanza, en que sólo aquellos de corazón limpio, de mentes iluminadas y de sentimientos nobles, llegarán algún día a convivir con aquella hermandad invisible de iniciados que trabajan de manera anónima, silenciosa y que conforman nuestra cadena espiritual y que nos enlaza con el verdadero Temple.

Hermanos y hermanas os invito a elevar nuestros pensamientos y corazones, elevar nuestras plegarias al creador para que nos de la fuerza y sustento para nuestra eterna lucha contra las tinieblas, para así po-der, algún día ayudar a restablecer la luz que los hombres olvidaron.

Teniendo la constancia que forma a un templario/a, algún día nos invadirá una reconfortante alegría en el corazón, recordándonos que alguna vez nos preguntamos ¿somos templarios?.

El objetivo de Atrium Temple es crear un nexo de unión entre los Fratres y Sórores, que forman parte de nuestra orden, a través de artículos que promuevan la tolerancia, el respeto y la no discriminación, que en el fondo promuevan la verdadera religión (del latín reli-gare; reunir). También in-formar de los actos oficiales templarios de nuestra orden, que sean relevantes e importantes para la buena comunicación entre todos los Fratres y Sórores.

Hemos escogido el nombre de Atrium, precisa-mente porque el significado más apropiado en este caso sería; portal previo a la entrada a las casas o templos, el lugar donde se espera antes de ser recibido. Así desde estas líneas os pedimos permiso para entrar en las vuestras, mediante las nuevas tecnologías que nos permiten llegar de manera rápida y eficaz, siendo ecológicos y ayudando así al medioambiente.

Atrium Temple parte como una hoja de crónicas internas de nuestra orden, pero el deseo del Gran Prio-rato de España SMOTH-MIT es que llegue a ser un boletín, pero este objetivo sólo está en las manos de todos vosotros. Desde aquí os invitamos a participar, aportando artículos o infor-mando de vuestras activi-dades.

Fratres y Sórores en los lazos que nos unen recibid un F.T.A.T.

Contacto: Álvaro Montecinos Z.

Cronista GPTE SMOTH-MIT.

Bailío Tarragona

arca.lucis@gmail.com