Los círculos del poder mundial y su influencia en Argentina.

Este trabajo en un principio, fue pensado brevemente,  como síntesis, pero a medida que avanzaba en las investigaciones se fue ampliando dada vez más, así pues se elaboró 5 capítulos en total, desde lo exterior (aspectos mundiales y geopolíticos) hacia el interior (Latinoamérica y Argentina), básicamente este estudio se propone poner de relieve los resorte que mueven los acontecimientos históricos y sus vinculaciones con la estructura invisibles o semi invisibles como son las sociedades secretas, si bien es cierto que existe mucho material al respecto, mi intención es sólo hacer un recorrido por el surgimiento de los más importantes y otros no tan conocidos, con el fin de visibilizar el entramado que sustenta muchas de las políticas actuales y sucesos contemporáneos y hacia donde apuntan sus objetivos. Cabe aclarar que los nombres propios o de entidades resaltadas en negrita, son solo ilustrativas, representan a estos sectores de poder que analizamos. Si bien es cierto que el presente trabajo puede llegar a leerse como una historia más de conspiraciones, lo cual es estrictamente cierto, lo interesante  y lo que deseo aportar, está en SITUAR en este entramado general, el caso particular que es nuestro país, debemos ser conscientes que la Argentina no está aislada de todo este entramado y lamentablemente una muy buena parte de su historia y protagonistas como veremos fueron parte o lo son aun de estas estructuras de poder, las influencias de estos grupos se hicieron sentir de diversas formas incluso hasta la actualidad, ¿Cómo surgieron?, ¿cuáles son sus propósitos?¿Cómo actuaron?, ¿quiénes representaban estos grupos de poder? ¿Qué consecuencias tuvo? ¿Continúan actualmente?, todas estas interrogantes intentaré dilucidar en las siguientes páginas, espero que el lector de estas líneas se vea atrapado con lo que aquí se manifieste y surjan en él, más preguntas y una nueva visión del mundo que nos rodea.


Capítulo 1
Introducción


"Hay dos historias: la historia oficial, embustera, que se enseña ad usum delphini, y la historia secreta, en la que se encuentran las verdaderas causas de los acontecimientos: una historia vergonzosa".


Balzac.
En los Albores del tiempo.


Es bien sabido ya que los grupos que detentan el poder, suelen estar movilizados por cuestiones más terrenales que celestiales, pues el poder corrompe si no existe una base espiritual firme que la sustente, usando y abusando de dicho poder para beneficios propio y fundamentalmente para su clase social. Los primeros de estos grupos lo conformaron los sacerdotes egipcios que manejaban no solo el conocimiento antiguo sino también la política de Estado que influenciaban hacia el faraón, a partir de allí esta conducta se replicó en diferentes civilizaciones como Grecia y Roma, por destacar los más importantes de la cultura occidental.


En este punto es importante destacar, tal y como dice Serge Hutin, dos tipos de sociedades secretas, una de corte político y otra de corte iniciático.


Las primeras, son aquellas sociedades que intentan disimular su actividad, o al menos el nombre de sus miembros, cuya acción va dirigida al margen de las entidades oficiales, que son parte de las organizaciones estatales, pero no reconocidas oficialmente ante la opinión pública o las que están en contra del gobierno de turno, ambas poseen tener una motivación de “justiciero” del cual tenemos varios ejemplos en la argentina, que me ocupare más adelante del tema, su característica más allá de su estructura piramidal y jerárquica, es su corta duración en el tiempo, pues duran según los objetivos políticos que las hicieron nacer.


Las segundas, por otra parte, no intentan disimular su existencia, incluso conocemos sus nombres, lugares de reunión, historia, doctrina, etc, lo que permanece en secreto son sus ceremonias, a las cuales no puede asistir un profano, y los signos de reconocimientos entre ellos, la diferencia entre una sociedad “cerrada” y esta que estamos describiendo, es que esta última, confieren a sus afiliados una iniciación, tienen ritos y celebran una especia de culto, mayoritariamente religioso.


Sin embargo, pese a esta distinción que hemos hecho, es muy frecuente una tercera vía de sociedades secretas, que nacen de la mezcla de ambos grupos descrito arriba, muchas sociedades secretas, sienten la necesidad de extenderse en el tiempo, tomar ciertas jerarquías y ritos de la segunda categoría para tener una base dogmática más firme a sus adeptos, el ocultismo es parte de esta idea, por otra parte las reuniones de carácter secretos y cerradas, suelen ser aprovechados por sus integrantes con fines netamente políticos o la planificación de actividades políticas en el medio en que se desenvuelven.


No voy a entrar en detalle respecto a las sociedades iniciáticas, puesto que tenemos conocimiento de las mismas, pero me explayare en esta última categoría, las sociedades más cerradas que iniciáticas.


Pasando de largo por los misterios de Eleusis, Orfeo, Pitagóricos, Isis y Osiris, Gnósticos alejandrinos, cataros, alquimistas y cabalistas, Dante y los caballeros templarios, llegamos a los rosacruces durante los inicios de la era moderna, siglo XV y XVI. Este grupo denominado “La Hermandad de la rosa cruz”, se manifestó públicamente con tres obras cortas de literatura hermética y alquímica, llamada la “Reforma Universal”, la “Fama fraternitatis de la rosae Crucis” y la “confessio fraternitatis” cuyo autor con mayor certeza se cree ahora fue J. V. Andreae, estos textos en síntesis relata la creación de una organización de sabios herméticos y alquimistas que intentan dar un salto en el progreso intelectual (ciencias positivas) librepensadores y espiritual (reforma del catolicismo) a su época, formando una sociedad secreta que preserve el saber esotérico antiguo a manos de la Iglesia Católica mediante su herramienta que era la inquisición, esta sociedad deseaba no solo un cambio espiritual sino también una reforma política, es en esta sociedad rosacruz donde comenzamos a ver expresiones como “El hombre debe constituirse en templo de sabiduría, según las reglas y principios del Gran Arquitecto, el propio Dios”, poseían grados de iniciación, llamados por los alemanes como “Los superiores desconocidos” en el que los grados inferiores desconocían los miembros de los grados superiores de la jerarquía, poseían también dentro de estos ritos de iniciación, elementos de los misterios de Eleusis, Isis y Osiris, que sobrevivió con  rasgos del antiguo testamente para ser aceptados en el mundo occidental y cristiano. El rosacrucianismo invadió Europa con su propuesta reformista en lo religioso y librepensadores en lo intelectual (Descartes fue uno de ellos), científico y social, pero fue en Inglaterra donde más auge tuvo. Uno de los más prolíficos escritores del rosacrucianismo fue el inglés Robert Fludd, cuyos escritos junto con los de Andreae, van ser la fuente de la cual se conformarán la nueva sociedad secreta, la Francmasoneria, estos escritos conforman una mezcla de hermetismo, cábala, alquimia, gnosticismo y neoplatonismo que se conservó durante la edad media y el renacimiento, aparecen todos los temas clásicos del esoterismo, especialmente lo relacionado con la cosmogonía sexual como elemento aglutinante su uso e importancia en determinados ritos, la piedra filosofal y la espiritualización de la materia en oro puro. Vale decir que las sociedades secretas que hoy en día llevan ese nombre, dista mucho de asemejarse al original.



Los constructores
“La verdad es lo que se hace creer”
Françoise Voltaire
La francmasonería.


Sobre el particular no voy a explayarme más de lo necesario, puesto que existen infinidad de libros que hablan sobre el tema, lo que aquí se expone es a modo de reseña informativa, para luego abocarme al estudio y núcleo de este ensayo.


Como vimos arriba, las fuentes históricas de la Francmasonería debemos buscarlas, no en el antiguo Egipto o el templo de salomón como mitológicamente se estableció Mr Anderson, sino a fines de la edad media y principalmente durante el renacimiento y barroco. Como ya sabemos existe una diferencia sustancial entre la masonería operativa (constructores y albañiles franceses del gótico medieval) y la masonería especulativa, cuyos inicios comienza donde dejamos a los rosacruces, que se fueron incorporando a las filas de los masones operativos en decadencia durante el siglo XVI y XVII, es allí donde se comienza a distinguir a los masones especulativos o masones aceptados, estas cofradías de constructores eran protegidos por los soberanos para cumplir con su papel político, es decir realizar obras públicas entre otras cuestiones que le convenían al rey y la corte para su propio prestigio frente la comunidad, el soberano Ingles a partir de ese momento seria la cabeza visible de dicha organización hasta nuestros días, los discípulos de Robert Fludd, comenzaran a modificar desde adentro las estructuras de los masones operativos, con sus ritos, señas y estatutos, uno de ellos, el más conocido rosacruz Elias Ashmole (1617-1692) fue el primer masón aceptado, desde allí junto con otros rosacruces comenzaran una revolución intelectual y social de apertura cada vez más amplia, conformando primero en la Gresham College y luego con el tiempo lo que se denominaría a la más prestigiosa institución europea de la época, la Royal Sociaty. Para 1717 los masones eran más que numerosos en Inglaterra y se conformó una sola línea directriz, Mr Andreson, contribuyó decisivamente con sus constituciones a conformar la masonería actual, allí se describe los fabulosos inicios míticos de esa sociedad y los distintos grados de la misma, los grados superiores reciclados de los rosacruces, fueron llamados escoceses. Luego de un breve tiempo comenzó su expansión hacia el resto de Europa, especialmente a Francia en 1730 aproximadamente, se constituyeron grandes logias de Oriente o la de las 7 hermanas, que tendrá un papel decisivo en la revolución americana pues uno de sus ilustres miembros será Benjamín Franklin. Para este momento los diferentes estamentos de la realeza europea eran miembros plenos de esta sociedad, no solo por el prestigio que daba el pertenecer a una sociedad secreta, sino por las diferentes alternativas que daba a la privacidad de temas políticos, económicos y sociales dentro de las reuniones, al margen de los estados que ellos mismos pertenecían y que estaban en permanente guerra con otros, es decir un lugar neutral para elaborar estrategias y políticas de estado. Así fue que sociedad secreta, poder y política, comenzaron a fusionarse de forma sólida hasta nuestros días. Hacia 1736 el caballero Michael Ramsay introdujo una nueva reforma, más filantrópica a la masonería cada vez más especulativa, introdujo también nuevos grados superiores relacionado con la mítica milicia de Cristo, en él se incluían grados como caballero templario, guardianes del templo, caballero Kadosh y todo lo esotérico que implicaba dichos grados, fue Ramsay quien hacia venir el linaje interrumpido de la extinta Orden del Temple a la masonería escocesa y de allí a la actual Orden como la conocemos hoy.


Es innegable a estas alturas la participación activa de los masones en las diferentes revoluciones políticas y sociales que han marcado el devenir histórico contemporáneo, pero existe una fecha a mi juicio clave que armaran los resortes decisivos del presente.


1776 fue una fecha paradigmática, primero porque señala el inicio de un cambio más profundo de lo que ya se venía describiendo paginas arriba, un cambio drástico desde lo político, social y fundamentalmente económico, desde lo político se sientan las bases de una nueva participación social en las decisiones del poder a manos de la burguesía naciente, la independencia de E.E.U.U, da un paso importante en la construcción de la democracia como vía de representación ciudadana, absolutamente laica en su constitución social y filosófica, independiente en los tres poderes del estado y también en lo económico ensaya un nuevo paradigma, el liberalismo,, en este último punto otro inglés, de la mano de la familia Rothschild y Walburg, el Sr Smith, promueve una nueva forma económica a nivel mundial, (muy del paladar del imperio inglés, que ya comenzaba su revolución industrial y necesitaba un amplio escenario para vender sus productos) un salto cuantitativo del mercantilismo renacentista, al libre mercado económico del comercio de la naciones, el capitalismo como fuente de producción de la riqueza individual y colectivo, pero sustentado por el trabajo en condiciones paupérrimas de muchos para el beneficio de unos pocos, este nuevo sistema se empezó a implementar con éxito a fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX, la explotación del hombre por el hombre para generar riquezas como la esclavitud tanto de africanos, como aborígenes en américa, fue solo el inicio de la usura bancaria y el sistema desigual de la distribución de la riqueza que contemplamos hoy en el mundo, desde lo social y político el pensamiento liberal fue desatando las amarras doctrinarias que la iglesia católica había contenido durante buena parte de los últimos siglos en la vieja Europa, estas ideas se propago luego durante la revolución francesa, en donde la participación masónica fue decisiva, la mayor parte de sus protagonistas fueron masones, Voltaire, Danton, Marat, Robespierre, Felipe de Orleans, etc.


Pero también durante este año se da vida a otra sociedad Secreta aún más radical en su pensamiento, pues no solo piensa destruir a la monarquía absolutista de Europa, fortaleciendo a la burguesía floreciente, pretendía también liberar al hombre de supersticiones de la religión ancestral es decir la iglesia católica y hacerlo entrar en una nueva era de la lógica y la razón, haciendo entrar al hombre como un engranaje más en la mecánica del universo, su propósito último es que  la misma sociedad sea controlada por estos sabios “iluminados” en todos sus aspectos, iluminados no precisamente por sus virtudes sino por el deslumbre del oro que deseaban acaparar, pero para lograrlo deberán infiltrarse en otra sociedad secreta en pleno auge en aquel entonces, la masonería.


Dios los cría y el diablo los amontona
La sociedad de los perfectibilistas o Iluminados de Baviera.


Esta sociedad nació  durante la noche, en medio de un bosque del sur alemán, un 1 de mayo de aquel año de coincidencias fatídicas de 1776, su impulsor, un desconocido hasta ese entonces, llamado Adam Weishaupt eligió entre sus alumnos de la universidad de Ingolstadt a conformar su primer grupo de adeptos. Este joven de gran inteligencia y capacidad fue educado desde temprano en la compañía de Jesús, escalando rápidamente de puesto hasta consagrarse sacerdote, pero su gran inteligencia y avidez de conocimiento lo llevaron por caminos poco ortodoxos, es así como en su búsqueda por la verdad, vislumbro una luz que no era precisamente la de Dios, sino al portador de la luz y comenzó a tener profundo rechazo por la religión tradicional, y por una profunda tendencia anarquista, un tiempo antes de haber creado a la Orden de los Iluminatti, conoció a un miembro de la alta aristocracia, el barón de Hannover, Franz Friedrich Ludwig von Knigge, iniciado a su vez en la masonería, este personaje invito a Weishaupt a participar de la misma logia.


A partir de allí el intuitivo Adam tuvo la oportunidad de empezar a infiltrarse en todas las ordenes de Europa, entre los más importantes príncipes afilados a la Orden de los Iluminattis, fue Ferdinand de Brunswick, entre otros ilustres miembros que se conocen con certeza fue Wolfang Goethe, el conde de Mirabeu, el Marqués de Lafayett, Robespierre y Thomas Jefferson. Este último bien conocido de la Nueva Jerusalén que se estaba proyectando en el nuevo mundo, para esta misma época, Tomas Jefferson, uno de los padres fundadores del naciente imperio estadounidense, tiene estrechos lazos con la nueva sociedad de los perfectibilistas  ya que en el fértil suelo estadounidense se fundó una filial alemana, primero como una hermandad universitaria, Beta Pi Kappa, luego se transformó en la Columbia de New York, Clinton Roosevelt (antepasado de Franklin Delano Roosevelt, también masón), y el mismo Jefferson fueron unos de los primeros en pertenecer, esta logia cambió luego su nombre a Gran Logia Rockefeller, como comprobaremos más adelante no fue casualidad dicho cambio, el propio George Washington (masón del grado 33), tenía sus dudas acerca de nuevas logias que aparecían en la nueva nación, en 1798 le escribió al pastor protestante G.W. Snyder, le señala lo siguiente: "Yo no tenía la intención de poner en duda que la doctrina de los Iluminados y los principios del jacobinismo se habían extendido en los Estados Unidos. Al contrario, nadie está más convencido de ello que yo. La idea que yo querría exponeros era que yo no creía que las logias de nuestro país hayan buscado en un principio, en tanto que asociaciones, propagar las diabólicas doctrinas de los primeros y los perniciosos principios de los segundos, si es que es posible separarlos ahora.  Que las individualidades lo hayan hecho, o que el fundador o los intermediarios empleados para crear las sociedades democráticas en los Estados Unidos hayan tenido ese proyecto oculto, es demasiado evidente para permitir duda alguna"


Una vez infiltrados en la Masonería especulativa, Weishaupt tuvo ayuda financiera para extender sus redes a diferentes partes de Europa y américa del norte, esa ayuda provenía de uno de los banqueros más astutos de su época, Amschel Mayer Rothschilds, jefe de las familias banquera más poderosas de Europa, el mismo que financio al duque de Wellington para derrotar a Napoleón y fue prestamista de la corona británica para hacerse con el control del canal Suez, Weishaupt y Rothschilds, tuvieron su encuentro en Frankfurt, donde se planifico una acción contundente para desestabilizar a Europa, sus 5 hijos distribuidos por los países más importantes de Europa les daban un panorama regional imprescindible para ver fructificar sus finanzas, amasando fortunas con las guerras napoleónicas, financiando ambos lados de la guerra o con la Compañía de las Indias orientales, promoviendo la instalación de bancos nacionales en distintos países, financio también a una de las familia con potencial y ambición del nuevo mundo, los Rockefeller, para expandir su incipiente industria en una fuente de energía innovadora para la época, el petróleo.


Así fue como se trazó un plan a largo plazo para desestabilizar los poderes del mundo, la monarquía y la iglesia católica, con el fin de crear uno nuevo, que dependiera de poderes mucho más manejables y con una mentalidad materialista e individualista, sujetos a una voluntad externa a las masas que progresivamente los lleve aceptar nuevos paradigmas, ¿cuáles eran dichos planes?, nos enteramos de los mismos gracias a un afortunado accidente que tuvo un emisario de Weishaupt en 1784, se descubrió entre sus ropas una documentación que detallaba sus pasos a seguir.


1° Aniquilación de la monarquía y de todo gobierno organizado según el antiguo régimen y proponer uno nuevo.
2° Abolición de la propiedad privada para individuos y sociedades.
3° Supresión de los derechos de herencia en todos los casos.
4° destrucción del concepto de patriotismo y su sustitución por un gobierno único mundial.
5° Desprestigio y eliminación del concepto de familia clásica.
6° Prohibición de cualquier tipo de religión tradicional.


Para 1784 su organización controlaba la mayoría de las logias europeas y en el naciente estado de norte américa, que llevaba consigo algunos de los conceptos nuevos que proponía Weishaupt, unos años antes, el jefe iluminatti, intento controlar la totalidad de las logias masónicas en el convento de Wilhelmsbad, pero solo logro una parte, la unificación de los tres primeros grados y el trasvase de ambos lados de afiliados, masones que se pasaron a los iluminados, tanto como iluminados se infiltraron aún más en las estructuras de la masonería.

 
Los descendientes de Weishaupt.


Oficialmente a partir de 1784 comenzó la persecución a esta sociedad secreta a partir del descubrimiento de sus planes, muchos de los rangos inferiores fueron capturados y torturados, otros huyeron y se refugiaron en las logias, pero como hemos visto la revolución contra la monarquía y la Iglesia estaba ya en marcha.


Ya hemos hablado de los actores principales de la revolución francesa y su relación con los iluminatis de Baviera, lo que no hemos dicho hasta ahora es que simultáneamente a estos acontecimientos de gran impacto social y cultural, (nuevo paradigma), la iglesia católica sufrió sus consecuencias también, durante el reinado del terror jacobino, con Robespierre a la cabeza, se estableció en toda Francia la supresión de la iglesia católica, muchos sacerdotes tuvieron que renunciar a su fe y tomar a uno nuevo, la alabanza al ser supremo, a la luz de la razón, o diríamos hoy al Gran Arquitecto Del Universo, se estableció un nuevo ritual y se destruyeron obras de importancia capital para la humanidad en esa nueva tendencia, afortunadamente no duro mucho tiempo, pero sentó un precedente que se iría acentuando por otros medios no tan directos pero igual de efectivos.


Por otra parte, los Iluminatis tuvieron sus herederos del otro lado del atlántico, como vimos tenían varios integrantes destacados, uno de esos representantes fue Albert Pike, partidario sureño, anti abolicionista y gran reformador de las logias masónicas, con su libro MORAL Y DOGMAS, tenía gran prestigio y escribió a varias personalidades también masónica en Europa, entre ellas al Italiano Mazzini, entre esta correspondencia existe una de mayor interés para nosotros, realizada en 1871, descubierta por un agente británico, William Guy Carr, en su libro “Peones en el juego”, incorpora dicha carta, donde describe los pasos que deben darse para continuar con el proyecto Iluminati, que nunca habían dejado de estar ausentes, lo más importante de la carta dice así:


“La verdad transcendental de la masonería es demasiado importante para que sea conocida por todo el mundo. Los masones de grados inferiores simplemente tendrán el derecho a saber aquello que nosotros queramos comunicarles, y los grandes secretos estarán reservados para los grandes iniciados, nuestro dios no es el dios cristiano, sino Adonai, Lucifer, el señor que porta la luz”.


 “La primera Guerra Mundial debe producirse para permitir a los Illuminati derrocar el poder de los Zares de Rusia y hacer de ese país una fortaleza del ateísmo comunista. Las divergencias causadas por los agentes de los Illuminati entre los Imperios Británico y Alemán se usarán para fomentar esta guerra. Al final de la guerra, el Comunismo se erigirá y usará para destruir a otros gobiernos y para debilitar a las religiones tradicionales.”


“La Segunda Guerra Mundial debe fomentarse aprovechándose de las diferencias entre los de la ultraderecha y los Sionistas políticos. Esta guerra debe fomentarse para que los alemanes ortodoxos sean destruidos y el Sionismo político sea suficientemente fuerte para crear un estado soberano de Israel en medio oriente. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Comunismo debe hacerse suficientemente fuerte para contrarrestar a la Cristiandad, que entonces será constreñida y controlada hasta el tiempo que la necesitemos para el cataclismo social final.”


“La Tercera Guerra Mundial se fomentará aprovechando las diferencias causadas por los agentes de los Illiminati entre los Sionistas políticos y los líderes del Mundo Islámico. La guerra debe conducirse de un modo que el Islam (el mundo Arábico Musulmán) y el Sionismo político (el futuro estado de Israel) se destruyan mutuamente. Mientras tanto, las otras naciones, una vez más divididas sobre este asunto se verán obligadas a luchar hasta el punto de la completa extenuación física, moral, espiritual y económica…Desataremos a los Nihilistas y a los ateístas, y provocaremos un cataclismo social formidable que en todo su horror mostrará claramente a las naciones el efecto del ateísmo absoluto, origen de la crueldad y de los disturbios más sangrientos. Entonces, en todas partes, los ciudadanos, obligados a defenderse contra la minoría mundial de revolucionarios, exterminarán a esos destructores de la civilización, y la multitud, desilusionada con la Cristiandad, cuyos espíritus teísticos estarán desde ese momento sin brújula ni dirección, ansiosos por un ideal, pero sin saber dónde dirigir su adoración, recibirán la verdadera luz a través de la manifestación universal de la doctrina pura de Lucifer, sacada finalmente a la vista pública. Esta manifestación resultará a partir del movimiento reaccionario general que seguirá a la destrucción de la Cristiandad y el ateísmo, ambos conquistados y exterminados al mismo tiempo.”


Cada cual saque sus propias conclusiones al respecto de lo expuesto anteriormente, lo cierto es que es indiscutible la veracidad de dicha carta histórica. Respecto al segundo punto se concretó sus bases filosóficas recién a mitad del siglo XIX, con la sociedad Fabiana Esta entidad fue concebida al amparo de las consabidas consignas obreristas y humanitarias por un reducido grupo de "filántropos" perteneciente  a  los  medios  acomodados  de  la  burguesía  británica  y  estrechamente  vinculados  a  los círculos  de  la  alta  sociedad.  Una circunstancia, esta última, nada sorprendente, por cuanto ha venido siendo algo habitual a todo lo largo de los últimos cien años. Entre los mentores y dirigentes de la Fabian Society figuraban Frank Podmore, George Bernard Shaw, Sidney Webb y lord Olivier, a los que se sumó poco después el influyente columnista Graham Wallas.


Posteriormente se sucederían las incorporaciones de  personajes  tan  notorios  como  el  economista  John Keynes,  el  filósofo  Bertrand  Russell,  el  escritor H.G.Wells  y  el  historiador  Arnold  Toynbee y luego con la crítica de Carl Marx, se estableció la antítesis del capitalismo, el manifiesto comunista da el puntapié a todo el desarrollo de una dictadura del proletariado, absolutamente ateo y con alcance universal, con la revolución Bolchevique de 1917 que derroca al Zar de Rusia, se plasmara concretamente un gobierno netamente comunista en Rusia, pero todos estos acontecimientos también se vislumbra la mano de diversos actores vinculados con los Iluminatis.


Los Rockefeller y la banca J.P. Morgan fueron los primeros en financiar a la naciente Unión Rusa Socialista Soviética, así como también el FED, (la reserva federal de Estados Unidos) comenzó a presionar al resto de los países para que reconocieran al nuevo estado. Obviamente a cambio de la pequeña ayuda financiera y logística, la Standard Oíl, se quedó con un 50% de los campos petrolíferos del Cáucaso una vez establecido el nuevo gobierno, construyendo la primera refinería en suelo ruso, con inversiones de Chase National Bank de los Rockefeller. Otra entidad creada por la misma familia y que comenzaría su rutilante influencia en diversos campos tanto en Norteamérica como en Europa es el Council of Foreing Relations, más conocido como CFR.


Las condiciones estaban creadas para reforzar los mecanismos de control que se desarrollaran durante la primera mitad del siglo XX, en el siguiente capítulo daremos cuenta del proceso y consolidación de dicha estructura.

 

Bibliografía
“Las sociedades secretas” Segre Hutin.
"Mercaderes y Banqueros de la Edad Media". Jacques le Goff
"El Burgués". Werner Sombart
"La Maison Rothschild". Conde Corti
"El Antiguo Régimen y la Revolución". Alexis de Tocqueville
"La Revolución Francesa". Albert Soboul
Arquitectura Masonica  , David Bauvall
Los Iluminatis, John Koch.
Wall Street y los Bolcheviques, Antony Sutton.

Segundo Capítulo

“Tendremos un gobierno mundial, guste o no guste. La única duda es saber si lo crearemos por la fuerza o con el consentimiento”.
PAUL WARBURG


El siglo XX, creando los mecanismos de control.


Como hemos estado viendo a mediados del siglo XVIII se va creando a partir de diversas organizaciones y acontecimientos relevantes que van cambiando drásticamente los valores de siglos precedentes, posibilitando un nuevo paradigma que se ira fortaleciendo con el tiempo, un aspecto económico (el capitalismo y su brazo armado que son los imperialismo del siglo XIX)), el aspecto social (Revoluciones y ateísmo) y un aspecto político (democracia), cada uno de estos aspectos tendera por su vía y muchas veces confluyendo entre sí, en un marcado universalismo, especialmente después de la segunda guerra mundial donde culmina los imperios europeos y se trasforma en una bipolaridad mundial, propagándose en distinto continentes, pero para que esto sea viable se crearon entidades de control y promoción de dicho universalismo, durante los primeros 50 años del siglo XX se formaron estructuras financieras, políticas y culturales hegemónicas que iremos señalando muy sintéticamente.


A partir de la primera guerra mundial, la guerra que culminaría con todas las guerras según el eslogan de la época, el poder imperial financiero, político y cultural de Inglaterra sobre una muy buena parte del mundo “civilizado”, se trasladara a su sucursal más joven y llena de ambiciones: Estados Unidos de Norteamérica. Efectivamente los resortes del poder económico ya estaban preparados a partir del 1900 (petróleo, ferrocarriles, industria pesada y transporte marítimo) para iniciar su hegemonía continental primero y luego al resto del mundo, no sólo los unían un pasado en común, que solo se desvincularon políticamente, sino que después de su independencia, continuaron en estrechas relaciones familiares de alta gama entre ambas lados del atlántico, ideologías semejantes y principalmente negocios en común, hasta sociedades secretas en común, por lo tanto era lógico que así fuese, la libra esterlina comenzó a decaer y el dólar estadounidense comenzó a valorizarse, por otra parte Estados unidos tenía mayores posibilidades de crecimiento después de una guerra mundial que Inglaterra, principalmente porque no fue afectada en su territorio, asique tomo todas las ventajas posibles tanto de la primera como de la segunda conflagración para fortalecerse económicamente, ya a fines de la segunda guerra, su presencia era evidente, sus adelantos fueron notorios en temas tecnológico.


Antes de comenzar a puntualizar estas entidades, hay que destacar el papel que va a jugar la sociedad secreta la MESA REDONDA, sucursal en Norteamérica, pues la totalidad de sus integrantes estarán involucrados en diversos los organismos que mencionaremos a continuación, Uno de los objetivos primordiales de la Round Table desde su creación fue extender su radio de acción al resto de los territorios de habla inglesa, cosa que no tardó en conseguir. Al punto que en 1915 contaba ya con delegaciones en seis países, además de la sede inglesa (Estados Unidos, Canadá, Sudáfrica, la India, Australia y Nueva Zelanda). La actividad de los diversos grupos se mantuvo en todo momento coordinada a través de las reuniones periódicas de sus miembros y por medio de un boletín informativo muy completo.
Finalizada la Iª Guerra Mundial, la Round Table entraría en una fase de gran expansión, entre otras razones merced al extraordinario incremento de las aportaciones económicas que comenzaron a lloverle desde un aerópago financiero en el que figuraban los trusts J.P. Morgan, Rockefeller, Carnegie y Lazard Brothers.
 
La liga de las naciones.


Liga de las Naciones fue un organismo internacional creado por el Tratado de Versalles, el 28 de junio de 1919. Se proponía establecer las bases para la paz y la reorganización de las relaciones internacionales una vez finalizada la Primera Guerra Mundial. Aunque no logró resolver los graves problemas que se plantearon en los años 20 y 30, es importante porque fue la primera organización de ese tipo de la historia y el antecedente inmediato de la ONU.
La Sociedad de las Naciones consiguió algunos éxitos en su labor, ayudó a solventar pacíficamente algunos conflictos en el período inmediato de posguerra y tuvo su apogeo en el período 1924-1929. Durante ese periodo se firmó el Tratado de Locarno en 1925, se produjo el ingreso de Alemania en la Sociedad en 1926, y se firmó el Pacto Briand-Kellogg en 1928. Sin embargo, cuando la situación internacional se enturbió tras la depresión de 1929, la Sociedad de las Naciones se mostró totalmente incapaz de mantener la paz.


La SDN se basó en los principios de la cooperación internacional, arbitraje de los conflictos y la seguridad colectiva. El Pacto de la SDN (los 26 primeros artículos del Tratado de Versalles) fue redactado en las primeras sesiones de la Conferencia de París, que comenzaron el 18 de enero de 1919, por iniciativa del Presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson. Finalmente, después de la segunda guerra mundial este organismo se transformó en la Organización de las Naciones Unidas. La mayor parte de sus miembros pertenecían a la mencionada sociedad de la Tabla Redonda.


El IRAI, En 1919 se crea en el hotel Majestic, el Instituto de Asuntos Internacionales de Inglaterra, Más tarde, en 1926, el Instituto recibía el título de "Real" en virtud de una Carta de la Corona británica que le encomendaba la tarea de promover y sufragar medios de información sobre cuestiones internacionales, un enlace directo entre Estados Unidos de Norteamérica e Inglaterra para tratar de asuntos en común desde la perspectiva internacional pero de forma que los análisis vertidos en los mismos no fuesen en ningún caso asumidos oficialmente por la institución. Pero veamos quienes fueron sus asistentes.


John Foster Dulles, futuro secretario de Estado, y su hermano Allen Dulles, tiempo después director de la CIA, ambos perteneciente a un bufete de abogados ligado a los trusts Morgan y Rockefeller Christian Herter, que también ocuparía años después la Secretaría de Estado
Jerome Greene, asesor del Instituto Rockefeller W.Shepardson, miembro de la sociedad The Order, de la que hablaremos más abajo.


Todos ellos relacionados a su vez con organismos en común con la sociedad de la Tabla Redonda.


El CFR: Siguiendo los mismos designios del organismo inglés, la sección norteamericana se constituía oficialmente en 1921 con el nombre de Council on Foreign Relations (CFR) o Consejo de Relaciones Exteriores, es decir el órgano encargado de planificar las relaciones exteriores de Estados Unidos con el resto de los países del mundo. Entre sus miembros fundadores están: los ya mencionados John y Allen Dulles, Otto Khan, Isaías Bowman, Norman Davis, Paul Crawath, Whitney Shepardson, Philip Jessup, Charles Seymur. Otro de los "camaradas" americanos que desempeñó un importante papel en los acuerdos de Yalta fue Averell Harriman, embajador especial de Roosevelt en la Conferencia, miembro de una poderosa saga de banqueros y socio del CFR. Este sujeto, conocido tanto por su pertenencia a todos los círculos oligárquico-mundialistas como por sus deferencias hacia la antigua URSS, Naturalmente, el CFR no es el único espacio en el que se ha operado la síntesis ideológica señalada, aunque sí el más notorio. Los núcleos iluministas radicados en las Universidades de Harvard, Oxford y Yale, esta última contiene en su seno a una de las más elitistas y antiguas sociedades secretas del nuevo mundo, vinculadas estrechamente con los germanos Bavaros, “Calavera y huesos”, se han mostrado igualmente activos en esa misma labor, si bien dentro del más absoluto hermetismo.


El órgano oficial del CFR es la revista Foreign Affairs, una publicación trimestral abierta a todas las opiniones "progresistas" en la que vierten sus análisis los iniciados en los discretos círculos del Poder. Dado su carácter "abierto", la revista reitera en cada uno de sus números que no asume oficialmente ninguna de las tesis expuestas en ella por sus colaboradores, añadiendo que tan sólo se ofrece como un foro de reflexión en el que confluyan ideas "divergentes", por estimar que de esa forma se facilita a sus lectores una mejor información que adscribiéndose a una sola escuela de pensamiento. A pesar de esa "disparidad" de criterios que se observa leyendo las opiniones de individuos de la misma cuerda oligárquica (el Poder es su denominador común) e ideológica (todos ellos participan en lo esencial de una misma mentalidad), resulta sumamente instructivo ojear las páginas de esa publicación. Y es que leyéndola resulta fácil prever el curso que van a seguir ciertos acontecimientos, especialmente cuando las colaboraciones literarias llevan la rúbrica de un capitoste del CFR o de algún iniciado en los círculos más influyentes del Establishment.


Así, en el número correspondiente a julio de 1990, uno de los analistas del CFR, Barry Rubin, exponía la necesidad de, "tomar medidas especiales y urgentes para acabar con el poder militar y nuclear de ciertos Estados", indicando a continuación que tales medidas "debían aplicarse a las ambiciones de Irak". Unos meses después se desencadenaría la guerra del Golfo Pérsico.


El CFR es básicamente un órgano de cerebros, un lugar donde se pergeñan los futuros acontecimientos, para guiarlos a concretar los sueños de Weishaupt, una globalización dirigida por unos pocos ILUNINADOS plutocráticos supranacional, cuyas consecuencias más visibles no solo es el control financiero a nivel mundial, sino también en creciente debilidad del Estado-Nación democrático, por diversos medios, que analizaremos más adelante, por lo tanto su objetivo es diseñar y planificar, los procesos políticos, económicos, sociales, y culturales que inexorablemente llevarían hacia una estructura supranacional de orden mundial.


Pero para dar datos precisos veremos que el CFR tiene hombres y mujeres en muchos lugares de importancia capital en las estructuras del poder global, desde sus inicios hasta la actualidad, para dar solo vistazo diremos que están en las principales la firmas multinacionales y Fundaciones "filantrópicas" que contribuyen a costear los ingentes gastos de este poderoso club figuran:  la Carnegie Corporatión of New York, IBM World Trade Corporation, General Motors Corporation, Morgan Guaranty Trust Company, Citybank, Chemical Bank, Citicorp,         International Minerals and Chemical Corporation, Association of Radio and Televisión News Analysts, The Ford Fundación, The Rockefeller Fundación, Rockefeller Brothers Fundation,         The Andrew Mellon Fundación, The Commonwealth Fundación, entre otras más, todas estas asociaciones a su vez ayudan a crear otras del mismo talante, de menor jerarquía, pero en cada país donde se instala.


Pero el vehículo idóneo para hacer llegar a la gran masa de la población las opciones decididas en los laboratorios del CFR no es el órgano oficial de éste, de carácter y alcance restringidos, sino que se utilizan dos formas indirectas, la primera por su vastedad y llegada, son los medios de comunicación estadounidenses y sus subsidiarias en países periféricos y la segunda el ámbito intelectual y cultural.


Otros grupos similares:
La Trilateral Commission es un organismo de reflexión internacional co-fundado en 1973 por David Rockefeller y Zbigniew Brzezinski (ex-consejero del presidente Jimmy Carter).  
Reúne a dirigentes de 3 zonas económicas principales:
América del Norte
Europa Occidental
Japón
 
El IFRI (Instituto Francés de Relaciones Internacionales) es una suerte de CFR a la francesa. Encontramos políticos de derecha y de izquierda, jefes y empresarios, periodistas, y algunos universitarios (personal de universidades).


El Club de Roma es un "club de reflexión" de líderes políticos y económicos, principalmente europeos.


El Grupo Bilderberg, fundado en 1954, es, sin duda, el más poderoso de las redes de influencia. Reúne personalidades de todos los países, líderes de la política, de la economía, de las finanzas, de los medios de comunicación social, así como algunos científicos y universitarios. Para aquellos que investigan sobre las redes de poder, el Grupo Bilderberg es el verdadero gobierno mundial.

He aquí las listas por países de miembros del Grupo Bilderberg:
USA
Canadá
Gran Bretaña
Francia
Bélgica
Suiza
Holanda
Alemania
Austria
Italia
España
Portugal
Noruega
Suecia
Dinamarca
Finlandia
Luxemburgo
Irlanda
otros países...

Los medios de comunicación: quien tenga el control de los medios de comunicación podrá tergiversar la realidad a su antojo, son creadores de opinión pública y miden la temperatura social, es bien sabido que los medios elijen una agenda de acuerdo a los lineamientos e intereses generales de la EMPRESA a la que pertenece, cuyo vínculo con los centros de poder es ya más que notorio, el MONOPOLIO mediático es uno de los grandes fenómenos que se ha ido dando en las últimas décadas, muchas empresas mencionadas más arriba, crean o financian diarios, radio y televisión, para dar solo unos cuantos ejemplos de este fenómeno, el New York Time, Washington Post, el Tme, CBS, CNN, Associated Press, Wall Street, entre otros.


Las universidades: Otro de los elementos de importancia es el papel de los intelectuales y las Universidades financiadas desde los mismos centros de poder que hemos venido mencionando, mantienen a raya cualquier atisbo de independencia intelectual que pueda surgir en dichas unidades académicas, desde las universidades más prestigiosa surgieron individuos que establecieron los parámetros económicos, científicos y culturales que nos rigen hoy en día. De las veinte mejores universidades del mundo, diecisiete son estadounidenses y prácticamente todas ellas se financian a través de fondos patrimoniales denominados endowments, cuyo rendimiento en cualquier modalidad de inversión es utilizado para el desarrollo institucional. Harvard es la mejor universidad del mundo y su exitoso modelo no se parece a ninguno de los que se aplican en Latinoamérica. Es una fundación privada sin fines de lucro, cuyos ingresos provienen sólo en un 20% de la matrícula que pagan sus alumnos, recibe moderados aportes fiscales y basa su funcionamiento en donaciones de sus redes de egresados y de grandes empresas multinacionales, que muchas veces becan a sus estudiantes en las mismas grandes empresas.
La CIA: En política exterior, o sea el CFR, la elite dominante estadounidense se preocupaba, fundamentalmente, de la fidelidad de lo que ellos han denominado siempre su “patio trasero”, es decir, Latinoamérica. Decenas de intervenciones militares de todo tipo se aseguraban de hacer cumplir la conocida máxima del quinto presidente de los Estados Unidos, James Monroe, que en 1823 declaró que “América debía ser para los americanos”… del Norte, claro. Más de tres cuartos de siglo después otro presidente estadounidense, Theodore Roosevelt, basándose en su política del Big Stick (Gran Garrote) sostendría que su país podía intervenir en cualquier nación latinoamericana "culpable de actuar incorrectamente en su política interior o exterior". De hecho, él mismo así lo hizo en varias ocasiones, recibiendo ironías de la historia-, el premio Nobel de la Paz en 1906. Sus pulsiones bélicas eran de tal calibre que en cierta ocasión le escribió a un amigo: “Confidencialmente, agradecería casi cualquier guerra, pues creo que este país necesita una.”


Dos fueron los factores esenciales que llevaron al gobierno de los Estados Unidos a crear una potente institución encargada de las tareas de Inteligencia. En primer lugar, el fulminante ataque de los japoneses a Pearl Harbor, en diciembre de 1941. En la agresión nipona ocho buques de guerra fueron hundidos, cerca de 200 aviones fueron destruidos y alrededor de 3.000 hombres resultaron muertos o heridos. El ataque japonés a la flota norteamericana en el Pacífico se realizó en unas condiciones sorprendentes. Al menos tres de las oficinas dedicadas al espionaje conocían los preparativos secretos de la operación. Pero la descoordinación era tal que los militares no estaban al corriente de las orientaciones del Departamento de Estado, y los diplomáticos, por su parte, no tenían acceso a los materiales de inteligencia del Ejército y de la Marina. Este acontecimiento convenció a los círculos gobernantes de que debían unificar, urgentemente, todos sus organismos de Inteligencia. Pero, según se desprende de la documentación de la época, hubo un segundo factor de mayor relieve que hizo indispensable la creación de una organización de Inteligencia centralizada y con una percepción “global” de sus funciones. Las elites dominantes del país estimaban que “la potencia más grande del mundo” requería unos servicios en consonancia con su futura influencia internacional. Los Estados Unidos, se auguraba con acierto en los círculos del poder, saldrían de su intervención en la segunda guerra mundial como la gran potencia hegemónica del planeta. En cuanto a los efectos destructivos de la guerra, resultarían indemnes, en tanto que los daños del conflicto difícilmente podían alcanzar sus fronteras. Pero además se encontraban en inmejorables condiciones para convertirse en el gran país acreedor, artífice de la recuperación económica de los europeos.


George Kennan, el más influyente asesor del presidente Truman, según revelan hoy los documentos confidenciales de la época, se expresó con brutal sinceridad a este respecto:
“Los Estados Unidos posee el 50% de la riqueza del mundo, pero sólo el 6% de su población se beneficia de ello... En tales condiciones, es imposible evitar que la gente nos envidie. Nuestra auténtica tarea consiste en mantener esta posición de disparidad sin detrimento de nuestra seguridad nacional. Para lograrlo, tendremos que desprendernos de sentimentalismos y tonterías. Hemos de dejarnos de objetivos vagos y poco realistas como los derechos humanos, la mejora de los niveles de vida y la democratización. Pronto llegará el día en que tendremos que funcionar con conceptos directos de poder. Cuántas menos bobadas idealistas dificulten nuestra tarea, mejor nos irá..." (1). Los Estados Unidos emergieron, pues, de la Segunda Guerra Mundial con una influencia decisiva en todas las esferas de ámbito mundial, e impusieron a nivel planetario un conjunto de instituciones con la finalidad de garantizar que las cosas iban a funcionar según sus intereses. Las instituciones claves en esta construcción fueron el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. A éstas se añadió, en 1948, el Plan Marshall, mediante el cual los EEUU prestaron a la Europa occidental una ayuda económica de 16.000 millones de dólares. La operación crediticia tenía una doble finalidad: crear un macromercado para los productos norteamericanos en Europa y, a su vez, controlar el peligroso acercamiento hacia la izquierda que se experimentaba en el viejo continente. Hasta pocos años antes de la entrada de los EE.UU. en la II Guerra Mundial, la actitud de los círculos empresariales norteamericanos hacia la Alemania nazi fue algo más que benevolente. En muchos casos, los magnates norteamericanos llegaron a apoyar económicamente al Partido Nacional-Socialista de Adolf Hitler. Conocidos hombres de la industria, la política y las finanzas norteamericanas manifestaron públicas simpatías por los nazis en las antevísperas de la guerra. Personajes como Henry Ford, dueño de la industria de automóviles Ford y autor del libro antisemita “El judío internacional”; la familia Du Pont, propietaria de la legendaria General Motors; el multimillonario Rockefeller; los hermanos John y Allan Dulles, secretario del Departamento de Estado y jefe de la CIA respectivamente; William Randolph Hearst, propietario de la mayor cadena de periódicos norteamericana y editor de la conocida revista Selecciones Reader´s Digest; Prescott Bush propietario petrolero y abuelo del ex presidente norteamericano George W. Bush, apoyaron de formas diversas el avance del fascismo alemán durante la década de los treinta. Sus simpatías eran, al fin y al cabo, coherentes con sus intereses. Las clases poderosas norteamericanas, que vivían en su propio país los efectos sociales de la crisis económica de 1929, contemplaban al nazismo como una útil herramienta contra la agitación y el avance del movimiento obrero en Europa. Pero no era esta su única motivación. Muchos de estos prohombres consideraban que a la postre se iba a producir una confrontación entre Alemania y la Unión Soviética, y acariciaban la idea de que Hitler pudiera acabar con la primera experiencia socialista mundial. Sin embargo, la actitud de empatía hacia el fascismo no era exclusiva de los norteamericanos. Muchos políticos europeos compartían con ellos idénticas afinidades. El mismo Wiston Churchill, considerado por la historiográfica conservadora como un abanderado de la democracia, le decía a Mussolini en 1927: “Si yo fuera italiano estoy seguro que habría estado incondicionalmente con usted desde el comienzo al fin de su triunfal combate contra los bestiales apetitos y pasiones del leninismo”; Sea como fuere, el primer servicio coordinado de inteligencia de los Estados Unidos utilizó como pilares estas dos oficinas, una fue el Buró de Información Militar (OWI), cuya responsabilidad consistía en organizar la propaganda en el interior y exterior de los Estados Unidos. La Agencia de Servicios Estratégicos (OSS), en cambio, se encargaba del espionaje militar, y sobre ellas se constituiría, en 1947, la Central Intelligence of América, la CIA., pero el pedigree de dicha institución se evidencia en su génesis, En 1945, cuando se produce la rendición incondicional de Alemania, el jefe de su servicio secreto, el general Reinhard Gehler, fue “reclutado” por los americanos. Trasladado más tarde a los Estados Unidos y sometido a un rápido “reciclaje democratizador” en Fort Bragg se le encomendaron tareas de organización de primer orden. Entre las bambalinas de esa operación de enganche se encontraba Allan Dulles, en aquel entonces jefe de la OSS en Berna. El que años después iba a ser el primer jefe de la CIA, había mantenido estrechas relaciones con dirigentes nazis desde mucho antes de la guerra, conociendo de primera mano las prácticas de la GESTAPO y las SS. Contrariamente a la imagen que se ha confeccionado de la CIA, la función que le otorgaron sus patrocinadores originarios, no era primordialmente estratégico-militar. Su objetivo consistió, desde el principio, en ganar la batalla de las ideas. Si el Fondo Monetario Internacional, el Plan Marshall y el Banco Mundial se convirtieron en los instrumentos económicos que los Estados Unidos utilizaron a partir de 1945 como muro de contención contra el avance de los movimientos de izquierda; la Agencia fue la herramienta que permitió vencer las resistencias ideológicas que colisionaban con los propósitos norteamericanos de hegemonía mundial Hoy se encuentra ampliamente documentado como la CIA no escatimó ningún recurso para alcanzar sus objetivos de dominio ideológico. Se compró la conciencia de destacados intelectuales aparentemente intachables. Se sobornó a líderes sindicales para que pusieran freno a los sectores más radicales del movimiento obrero. Se crearon decenas de revistas de cultura y arte en las que, desde una perspectiva aparentemente “neutral” y “libertaria”, se atacaba y desprestigiaba a los intelectuales más comprometidos con su tiempo. Y cuando la trama de la corrupción no resultaba suficiente para imponerse, se preparaban las condiciones para el golpe de estado y el asesinato del enemigo.


El FMI En 1944, los países que estaban a punto de ganar la Segunda Guerra Mundial se reunieron en un hotel en la zona rural de New Hampshire para repartirse el botín.


Con algunas honrosas excepciones, como el gran economista británico John Maynard Keynes, los negociadores estaban decididos a hacer una cosa. Querían construir un sistema financiero global que garantizara que el dinero y los recursos del planeta fueran controlados por ellos. Crearon una serie de instituciones destinadas a tal fin – de allí nació el FMI.


La función oficial del FMI parece sencilla y atractiva. Se supone que hay que asegurar que los países pobres no caigan en la deuda, y si lo hacen, ayudarles para salir con préstamos y respaldo económico. Se presenta como el guardián y protector de los países pobres del mundo. Pero más allá de la retórica, el FMI fue diseñado para ser dominado por un puñado de países ricos – y, más concretamente, por sus banqueros y especuladores financieros. El FMI trabaja en sus intereses, siempre.


En la década de 1990, el pequeño país de Malawi en el sureste de África se enfrentaba a graves problemas económicos después de soportar una de las peores epidemias de VIH-SIDA en el mundo y sobrevivir a una terrible dictadura. Tuvieron que pedir al FMI ayuda.


El FMI exigió, a cambio de su ayuda, “ajustes estructurales”. Ordenaron a Malawi vender casi todo lo que era propiedad del Estado a empresas privadas y especuladores, y recortar el gasto en la población. Exigieron que dejaran de subsidiar los fertilizantes, a pesar de que era lo único que hacia posible que los agricultores – la mayoría de la población – pudieran cultivar el suelo débil y empobrecido del país.


Así que cuando en 2001 el FMI se enteró que el gobierno de Malawi había acumulado grandes reservas de grano en caso de que hubiera una mala cosecha, les ordenó venderlo a las empresas privadas. Obligaron a Malawi, para poder cumplir con sus prioridades, a tomar préstamos a una tasa de 56 por ciento de interés anual. El presidente de Malawi protestó y dijo que esto era peligroso. Pero él no tenía muchas opciones. El grano se vendió y así pudieron pagar a los bancos.


Al año siguiente, las cosechas fracasaron. El gobierno de Malawi no tenía casi nada para repartir. La población hambrienta se redujo a comer la corteza de los árboles, y cualquier cosa que pudiera capturar. La BBC lo describió como la “peor hambruna jamás conocida “.


A la altura de la inanición, el FMI suspendió $ 47m en ayuda, porque el gobierno había “disminuido” en la aplicación de “reformas” del marketing que habían conducido al desastre. Ayuda en Acción, el principal proveedor de ayuda en el suelo, llevó a cabo una autopsia de la hambruna. Llegaron a la conclusión de que el “FMI tenía la responsabilidad de la catástrofe”.


El banco mundial es otra forma un escalón más alto para concentrar el poder financiero en pocas manos.


La globalización, en este punto nos encontramos actualmente, después de la segunda guerra mundial, todas estas fuerzas antes descriptas comenzaron aunar criterios para abarcar a todo el globo en sus propósitos.


El planeta es hoy en día dirigido por una constelación de organizaciones con un papel ejecutivo o político.


Las organizaciones ejecutivas se distribuyen en 3 esferas de poder:
La esfera de poder económico y financiero, Ya vimos que el FMI, el Banco Mundial, la Organización Mundial del comercio, y la comisión europea, tienen similares propósitos, esta ultima está íntegramente bajo la influencia de lobbies industriales quienes son los grandes inspiradores de la reglamentación europea. La mayoría de los Comisarios europeos están estrechamente ligados a las multinacionales o a redes de influencia favorables al liberalismo y a la mundialización.


La esfera de poder militar y policial


La esfera del poder científico, en este punto la manipulación genética tanto a nivel agropecuario (alimentos transgénicos) como la modificación genética que esto produce en los humanos, es acorde con la disminución de la capacidad de reacción, un control mayor a la natalidad mundial, otra forma de manipulación mental es el acceso masivo a las nuevas tecnologías en red, absorbiendo y hegemonizando el pensamiento individual por uno colectivo.


El poder político del sistema es ejercido por una cuarta categoría de organizaciones: los "clubes de reflexión", redes de influencia, o reuniones de "global leaders" como el World Economic Forum (Foro Económico Mundial) de Davos. Así como también organizaciones paralelas de gran influencia como el grupo Bilderberg.


Todas estas organizaciones no son competitivas, pero estrechamente ligadas y complementarias.


Ellas forman un conjunto cuya cohesión es asegurada por la pertenencia simultánea de ciertas personalidades a varias de estas mismas organizaciones.


Estas personas-claves pueden ser consideradas como los Dueños y Amos del Mundo. Algunos son líderes políticos de primer plano, como George Bush (padre) o Henry Kissinger. Pero la mayoría de entre ellos son en realidad desconocidos de la opinión pública.


Observando el diagrama de estas organizaciones, aquellos que tienen conocimiento en cibernética constataran hasta qué punto este sistema ha sido ingeniosamente concebido.


Estructurada en red, varias organizaciones comparten la misma función, y los centros así o de igual forma de «circuitos o paneles de control» han sido duplicados o triplicados, con el objeto de asegurar una mayor seguridad y estabilidad del conjunto. Así, en caso de que una organización o un vínculo se vuelve inoperante o ineficaz, el control global no está amenazado.


Exactamente como Internet: un sistema sin centro único, cuyos flujos de información pueden "desviarse" de un centro local fuera de servicio.


Hasta aquí he tratado de dar una apretada síntesis de cómo se fue desarrollando y consolidando los mecanismos que hacen posible nuestra existencia cotidiana y quienes toman realmente el poder y las decisiones que impactan en nuestra forma de vida, una realidad que han puesto delante de nosotros. Ahora entraremos de lleno a como estos grupos secretos, devenidos luego en organismos, instituciones y banco de cerebros han operado en américa latina y especialmente en la historia Argentina.

Bibliografía.
“Nadie vio Matrix” Walter Graziano
“Hitler gano la guerra”, Walter Graziano.
“La historia no contada de Estados Unidos” Oliver Stone.
El club Bildelberg, Alan Stulin.
“La verdadera Historia de las sociedades secretas”, Daniel Tubau.

Tercer Capítulo

“Lo que no puedo concebir es que haya americanos que, por un indigno espíritu de partido, se unan al extranjero para humillar a su patria y reducirla a una condición peor de la que sufríamos en tiempos de la dominación española, Tal felonía, ni el sepulcro la puede hacer desaparecer”.
Gral. José de San Martin
Libertador de América, gobernador de Cuyo.

Hemos dicho que América Latina no está apartada del mundo, continuamente es atravesada por los cambios suscitados en los centros del poder hegemónicos, el papel jugado durante los primeros 500 años de su historia después de la llegada de Cristóbal Colon, ha sido la de proveer materias primas a los centros europeos, condenando a estos países a un subdesarrollo y pobreza en sus clases trabajadoras constante y más tarde a norte América en nuevo revival de neocolonialismo que describiremos más adelante. A partir del siglo XIX se inició en todo el continente una ola de gestas independentistas que termino por fracturar la hegemonía española de sus tres virreinatos en múltiples estados-nación, a partir de allí la unificación de sur américa sería un sueño que solo los grandes generales de dichas gestas consideraron posibles, pero como veremos los interés económicos y políticos de los centros de poder estarían amenazando continuamente este ideal, repasemos un poco la historia.


De la colonia a la Independencia.


Argentina nació como otras tantas naciones, de este fulgor revolucionario proveniente de Europa, pero volvamos a poner un poco más la lupa sobre esos sucesos históricos previos, fue en 1806 y 1807 bajo las primeras invasiones inglesas que se gestó la primera llama de revolución en el Virreinato del Rio de la Plata, la lucha criolla por liberarse de los ingleses, lleno de un nuevo sentimientos a los naturales del lugar, podían defenderse ellos mismos sin la ayuda de España, además el virrey Sobremonte, abandono con las arcas del cabildo y a sus súbditos ante la primera derrota de las tropas que defendían la plaza mayor de Buenos Aires, luego llamada de la Victoria, con esos antecedentes comenzaron a pensar en liberarse del yugo español, pero esta idea no se concretaría hasta dos años después, es en este momento histórico que comienza a percibirse una fisura, que con el correr del tiempo se trasformara en la famosa grieta que caracterizara a la sociedad Argentina, unos estaban a favor de la independencia de España, para poder comerciar libremente con otros países especialmente inglaterra, otro grupo liderado por comerciantes monopolistas y hacendados que se beneficiaban de la trata de esclavos y el contrabando, se oponía a la idea de separase de España,  esta tendencia se acentuó cuando se sucedieron las invasiones napoleónicas en España y cayera el gobierno de su majestad, fue durante las invasiones inglesas, que se instalaron en el rio de la Plata las primeras logias masónicas, las menciono porque van a tener un roll protagónico en los pasos previos a la revolución de Mayo y después de la misma.


La primera logia masónica de vertiente escocesa se llamó Independencia, esto fue hacia 1807, como vemos su nombre ya nos da un indicativo de cuál era su propósito en estas tierras, luego se fundó la Logia San Juan de Jerusalén, filial de la logia madre en Meryland, Estados Unidos, otras fueron Los Hijos de Hiram, y Estrella del Sur, pero la logia Independencia tenia mayor peso y prevaleció en influencia, era presidida por Julián Álvarez, que luego sería el apoderado del general San Martin. El mismo se encargaría de recibir en la fragata George Cannin, a otros masones venidos de Europa en 1812. En esta embarcación se encontraban, el general San Martin, Carlos María de Alvear, Chilavert, Zapiola y Zufrategui.
Días previos al 25 de Mayo, ya estaba en marcha la conspiración para derrocar al Virrey Cisneros, que se sostenía en el poder por pura inercia y ocultando los diarios que llegaban de España, ya que los mismos solo traían la caída del real gobierno español a manos francesas, Castelli, Moreno, Juan José Paso, Rodríguez peña, Belgrano, Tomas Guido, Saavedra que tenía a cargo las milicias, entre otros, la mayoría de ellos eran masones que actuaban en diferentes logias antes mencionadas, se reunían frecuentemente en un café cercano a la plaza central,  decidieron actuar y solicitaron un cabildo abierto para el 22 de ese mes, allí mismo ante la presión popular guiados con las armas en mano de French y Beruti, con sus infernales, solicitaron la remoción del virrey, Castelli con brillante elocuencia argumento el alejamiento del virrey de estas tierras, pero los españoles no se quedarían tranquilos y pergeñaron dos acciones que precipitaron la situación, el primer fraude patriótico que se tenga memoria,  es decir amañaron las elecciones hechas el 22, poniéndolo al mismísimo virrey como presidente de la nueva junta de gobierno, y segundo estaban preparando el arresto y posterior fusilamiento de todos los conjurados contra el virrey, es así que el 24 por la noche al enterarse de esto, los patriotas realizaron una solicitud de renuncia del virrey a todos sus cargos, el 25 por la mañana todo el pueblo de Buenos Aires se movilizo y presionó de tal forma al cabildo, que el virrey y todos los españoles del cabildo tuvieron que claudicar, así sin derramar una sola gota de sangre se llevó acabo la primera revolución en américa del sur, La primera junta estuvo integrada por profesionales, militares y clérigos criollos, inmediatamente se vieron en la obligación de jurar con el manto de obediencia del cautivo rey Fernando VII, porque no sabían cómo terminaría esa cuestión en la península, mientras esta maniobra les daba tiempo y posibilitaba a la nueva junta de gobierno expandir sus ideas revolucionarias hacia el interior, pero los españoles de Montevideo, el virrey exiliado en Córdoba y demás secuaces como Santiago de Liniers, empezaron a tramar una contrarrevolución aunando fuerzas con Lima y Chile, de esta manera comenzaba la lucha por la independencia en todo el ex virreinato del rio de la Plata.


Los patriotas deciden socializar sus ideas.


Hacia fines de 1810 y principios de 1811, Manuel Moreno (hermano de Mariano Moreno), Julián Álvarez y Bernardo de Monteagudo como vimos ambos masones de la logia Independencia, crearan otra logia llamada la SOCIEDAD PATRIOTICA, su órgano de difusión social seria la Gaceta de Buenos Aires, muchos de ellos eran partidarios de las ideas de Mariano Moreno, cuya tendencia era una independencia REAL en todos los sentidos, con una política democrática y de apertura a los pueblos del interior, más tarde se transformarían en la facción política de los Morenistas, llamada luego facción Federal, recordemos que a partir de  la revolución de mayo de 1810 hasta 1811, los Morenistas fue el nombre con el que desde entonces se identificó a los partidarios de avanzar en el camino de las reformas liberales más radicalizadas para lograr un orden social verdaderamente democrático; los opositores a tan radical cambio político y sobretodo social, fueron llamados Saavedristas por Cornelio Saavedra el presidente de la primera junta de gobierno, estos últimos proponían políticas moderadas en lo político y muy conservadoras en lo social, sus miembros estaban vinculados a aquellos grupos de alta sociedad española que acababa de ser removida de sus estatus, pero con grandes tierras y poder económico, para este grupo tener un gobierno criollo significaba en realidad una transferencia de los mismos privilegios de funcionarios público que poseían los españoles y comerciantes peninsulares hacia funcionarios y hacendados criollos nacidos en estas tierras, con el correr de los meses se hizo evidente que los partidarios de Saavedra no tenían intensiones de llevar a cabo reformas realmente revolucionarias, como la proclamación de la independencia y elaborar una constitución política de este territorio de España como proponía abiertamente los morenistas, sino cambiar ciertas cosas para que en el fondo no cambie nada, con el tiempo esta tendencia se llamaría facción Unitaria. Como vemos la “grieta” ideológica, comenzó a visibilizarse cada vez más, ya que en el fondo ambas facciones tenían proyectos de países diametralmente opuestos, los primeros llevar adelante reformas profundas, con sentido patriótico y ampliaciones de los derechos políticos y sociales a toda la población, los segundos mantener los lazos con España y los privilegios sociales y comerciales que subsistían desde la colonia.


Pero la suelta resolución del secretario de la primera junta para avanzar con la revolución en marcha hasta el núcleo español del Perú, choco con los Saavedristas que no estaban contentos con el “jacobismo” de su accionar, y comenzaron a preparar su caída, primero incorporando a los diputados del interior a las decisiones de primera junta de gobierno, convocados por Moreno expresamente para conformar el primer congreso constituyente y proclamar la independencia y una constitución para el año siguiente y no para que participen activamente de la primera junta, además la mayoría de estos diputados estaban emparentados familiarmente o gubernativamente con la elite española de la época colonial que se intentaba dejar atrás, la segunda trampa fue que los saavedristas se adjudicaron las victorias militares logradas en Suipacha, dirigidas por los partidarios de Moreno, como Castelli, Monteagudo y Belgrano, en esta fiesta se le prohibió el paso al mismo Moreno y festejaban adentro coronando como rey del rio de la Plata al mismo Saavedra, de estas acciones Moreno tomo decisiones que le costarían la vida, la primera fue decretar la anulación de todo tipo de privilegios a los representantes del poder ejecutivo y legislativo, con sueldos acordes al resto de los empleados públicos de la nación y la segunda fue su disconformidad de la incorporación de los diputados al gobierno. En respuesta de estas acciones la primera junta, con la incorporación de estos ilustres diputados, denominado después Junta Grande fue ya mayoritariamente saavedristas, acorralaron a Moreno para que presentara su renuncia. Dos meses después Moreno se embarcaría en una misión diplomática hacia Inglaterra del cual nunca más regresaría. Es así que la revolución con el alejamiento de Mariano Moreno a fines de 1810 comenzara su ineficiencia, delación y declive en el ímpetu de sus decisiones, abandonaría prácticamente a los militares que llevaban la revolución patriótica en el norte a su suerte y perseguiría a todo partidario de las ideas de Moreno encarcelándolo o exiliándolo, comenzaba así una política de exclusión y privilegios para unos pocos, y desgracias para muchos que aún día persiste.


En 1812, con la llegada del general San Martin y Carlos María de Alvear, ambos masones, se renuevan las ideas revolucionarias, se creara con el desprendimientos de algunos de los miembros de la sociedad patriótica, otra logia llamada Logia LAUTARO, la misma era absolutamente secreta de un orden militar y político cuyo objetivo era la independencia de todo el continente suramericano de los españoles, la integraban, Carlos María de Alvear, Monteagudo, Julián Álvarez, José Castelli, Hipólito Vieytes, Nicolás Rodríguez Peña, Tomas Guido y San Martin entre otros. Ambas existían al mismo tiempo, mientras que la sociedad patriótica realizaba su proselitismo público pro revolución e ideas democráticas, a partir de los diarios de la época, como Mártir o Libre y El grito del sud, la logia Lautaro realizaba maniobras militares y políticas de igual sentido, pero de manera secreta.


Finalmente, el 8 de octubre de 1812 se produjo la revolución dentro de la revolución que derrocó al Primer Triunvirato mayoritariamente saavedrista. La activa oposición al gobierno, encabezada por la Logia Lautaro y la Sociedad Patriótica, censuraba el marcado centralismo del gobierno derrocado, que era dirigido por su secretario Bernardino Rivadavia (también Mason) de clara tendencia liberal y posteriormente unitario, Don Bernardino, se había negado sistemáticamente todo tipo de apoyo al Ejército Auxiliar del Perú que llevaba adelante la guerra de independencia, además de la demora en convocar a un congreso general constituyente.  Así sobrevino el Segundo Triunvirato, integrado por Nicolás Rodríguez Peña, Juan José Paso y Antonio Álvarez Jonte. De este último triunvirato saldría la decisión de llamar a una gran asamblea nacional de 1813, que nos daría todo lo relacionado a una naciente república, Bandera, Himno, Moneda y escarapela, todo lo distintivo como nación, pero la constitución y la independencia se diluyeron otra vez, veamos por qué.
Una vez logrado su propósito, establecer un gobierno mediante el segundo triunvirato y la convocatoria de la Asamblea del año XIII que nos diera una independencia definitiva, los ideales revolucionarios de la logia Lautaro y la Sociedad Patriótica mayoritariamente Morenista, fueron sacados del oscurantismo una vez más, esta última se disolvió, la logia Lautaro, en cambio continuo su existencia hasta ver concretado su propósito de la independencia española en territorio sudamericano, sin embargo con la llegada de Carlos María de Alvear como presidente de la asamblea del año XIII, comienzan a verse las primeras diferencias entre sus miembros, especialmente entre Alvear y San Martin. El primero de mentalidad conservadora, pro británico y emparentado familiarmente con la Elite de hacendados terratenientes del lugar que no les convenía económicamente una independencia aún. El segundo, su colega y hermano en logia, el general José de San Martín, líder de la guerra por la independencia suramericana, de mentalidad progresista, que propone escuelas y hospitales públicos para la población del país, así como también el primer plan proteccionista de la economía en las provincias, que concreto mientras fue gobernador de Cuyo. Con esta disparidad de ideas sobre el tipo de país que comenzaba sus primeros años, se manifiestan en la Asamblea, por el gran apoyo a las ideas de este último, entonces el general Alvear presidente de la Asamblea, decide mandar a su colega San Martin a dirigir el casi desmembrado ejercito del norte en reemplazo de su amigo Belgrano, con el alejamiento de San Martin de la asamblea, Alvear puede maniobrar y dilatar la declaración de independencia y la constitución idefinidamente, tiempo después, la asamblea decidió con la ayuda de los alvearistas, la unificación del poder ejecutivo en una misma persona llamado Directorio, quien salió seleccionado para tal puesto fue primero su tío Posadas y luego obviamente el mismo Alvear. La división entre ambos masones se acentuó, tal es así que Alvear planifico eliminar en un atentado de 15 personas al mismo San Martín, el mismo fue descubierto a tiempo, otro enemigo de San Martin es el ya conocido Bernardino Rivadavia que le tendió una trampa para matarlo, que fue detectado a tiempo por un gobernador provincial que le aviso al general. La división ya estaba planteada, aun así, a pesar de tener todo el sistema gubernativo de las provincias en contra, San Martin llevara a cabo la mayor gesta que la humanidad tenga memoria, el cruce de los Andes para liberar a los pueblos del sur del yugo español. En 1815, el ya Director Supremo Gral Carlos María de Alvear, envía al inefable Manuel José García a Rio de Janeiro, a sondear el pensamiento de Lord Strangford, ministro de su majestad británica en Brasil. La intención de Alvear queda esclarecida en la nota que de puño y letra le envía en manos de García. Así manifestaba Alvear el futuro para las Provincias Unidas del Rio de la Plata, del cual era director supremo:
“Después de cinco años los hombres de juicio y de opinión, se han convencido que este país no está en edad ni en estado de gobernarse por sí mismo y que necesita de una mano exterior que lo dirija y sostenga, antes que se precipiten los horrores de la anarquía. En estas circunstancias, solamente la generosa Nación Británica puede poner un remedio eficaz a tantos males, acogiendo en sus brazos a estas provincias que obedecerán su gobierno y recibirán sus leyes con el mayor placer”


Nunca dijo un gobernante argentino, palabras tan vergonzantes, ni aún los unitarios de Montevideo que se unieron a Francia e Inglaterra en 1845 para enfrentar a Rosas.


Y adquiere la magnitud de la alta traición cuando proviene del máximo representante del poder en las Provincias Unidas, el Director Supremo, aun me pregunto ¿porque tenemos una estatua, una plaza y hasta calles en memoria de Don Carlos maría de Alvear?


De la Independencia a la dependencia.


El antecedente de Alvear lamentablemente hará escuela entre los nuestros, pues otro director supremo llamado Juan Martin de Pueyrredón, haría exactamente lo mismo un tiempo después, obviamente al enterarse San Martin apoyo su destitución, ya para la década del 1820 hasta 1835 que asume el federal Juan Manuel de Rosas, las facciones divididas en la política, unitarios y federales, es decir el proyecto de país que cada uno de ellos encarna, comenzaron hacer estragos en la tambaleante unión de las Provincias del rio de la plata y la capital del ex virreinato, una guerra de exclusión entre ambos grupos. Los primeros, o sea los unitarios, tenían intereses comerciales e ideológicos que compartían con los intereses comerciales e ideológicos de las potencias hegemónicas de la época, especialmente gran Bretaña, que tiempo antes estaban bien aliadas con el poder de las clases altas terratenientes locales, su idea era europeizar estas tierras y reemplazarlas por otras etnias más civilizadas, sus ideas serian expuestas en la generación del 37, se batirán  a un duelo encarnizado más de una vez, contra los Federales, cuyos intereses eran una mayor participación de las riquezas del puerto de Buenos aires hacia las provincias, para que a su vez generaran sus propias industrias regionales, una concepción federal de participación popular en las decisiones de gobierno y una construcción popular de la identidad nacional, representadas brillantemente por los caudillos (Gervasio Artigas de la banda oriental, Martin Güemes con sus gauchos infernales, entre otros)


La Argentina color de Rosas.


Juan Manuel de Rosas, fue un rico hacendado terrateniente de Buenos Aires, que murió exiliado y pobre en Inglaterra 1875, primo del acaudalado Tomas de Anchorena. Rosas pasó inadvertido la mayor parte del tiempo hasta fines de la anarquía de los años 20, en que comenzó su ascendencia política, Rosas un estanciero carismático y diferente a los de su tipo que comprendía muy bien al pueblo liso y llano, es el primer gobernante con gran ascendencia popular en las provincias, para abreviar, asumió el poder con la suma del poder público, algo que muchos le reprochan por su marcado autoritarismo, pero en contexto la mayoría de los representantes del gobierno eran Unitarios, necesitaba garantía de gobernabilidad, con ese fin solicito la suma del poder público. Entre las políticas destacadas de Rosas, se encuentran, el pacto federal, que consistía en la defensa político militar mutua de las provincias ante los ataques extranjeros y la pacificación de las provincias entre unitarios y federales, manteniendo a raya a los primeros con un terror psicológico y político, al mando de un grupo especial llamado la mazorca, en materia económica, promulgo la Ley de Aduana, el primero de su tipo que se concretó en el país, que posibilito el crecimiento de las industrias provinciales y el mejoramiento del nivel de vida social en general, especialmente las más vulneradas, pero aun así se vio favorecida Buenos Aires más que las demás provincias, en política interna llevo a cabo una guerra contra los aborígenes que se llevaban de contrabando el ganado de las pampas hacia el territorio chileno, también hizo la paz con muchos otros otorgándoles beneficios y alimentos mensuales para que dejaran de realizar sus incursiones, este pacto y alianzas funciono hasta que el gobierno existió y en política internacional, defendió la soberanía nacional en 2 oportunidades contra Inglaterra primero y la alianza anglo francesa la segunda, que bloqueaban económicamente al país, con el fin de hacer  caer a Rosas del poder, estos países actuaron de forma feroz contra la argentina, porque fueron perjudicados por la política proteccionista de Rosas, promovió la unificación del bloque americano con ideas comerciales y federales, finalmente la corona portuguesa, bajo consejos británicos, intento invadir el noreste argentino, para ello compro al general Justo José de Urquiza, que estaba al mando del ejército de  Operaciones Rosista, la mayor fuerza militar del gobierno y juntos llevaron a cabo la guerra en contra de rosas, en Caseros en el que sin tropas propias, caería Rosas.


Hacia el coloniaje, primera vuelta.


A partir de allí en adelante el país girará hacia un marcado liberalismo económico, una estrecha relación con Gran Bretaña y establecerá una política económica agroexportadora, con detrimento del desarrollo de las provincias del interior. Mientras que la capital entraba en una marcada modernización a la europea, las provincias se empobrecían, a falta de una política industrial seria que desarrollara sus manufacturas regionales y alentar el comercio interno, desde los primer banco provincia de Buenos Aires, hasta los empréstitos ingleses, todas las obras de comunicación telegráficas, trasporte terrestre y marítimo, los recursos mineros, forestales, agropecuario y explotación de la carne ovina y bovina,  serán destinadas a satisfacer las demandas de las potencias hegemónicas en materia prima, para luego transfórmalas en productos de consumo elaborado, que se venderían como productos de primera necesidad, hacia los habitantes de estas tierras, con un precio mucho más caros dentro del país, básicamente todo lo que se consumía en el país era inglés, como veremos las tierras federales ganadas a los aborígenes en tiempos de Roca fueron vendidas a solo 500 familias patricias terratenientes y algunos ingleses, desde aquí comenzó a formarse una estructura de poder económico basadas en la explotación ganadera y agrícola de exportación hacia el exterior, pero sin procurar un excedente para el consumo interno, los beneficiados de dicha política solo eran para unos pocos, sus estrechas vinculaciones comerciales y familiares  con Europa, fortalecía a dicha clase social en el predominio del país, culturalmente hablando el pensamiento exterior predominaba frente a uno propio y nacional, así lo expresan la generación del 37, la tierra extensa e indómita, el gaucho y sus primitivas costumbres, los caudillos demagogos y populistas de las provincias del interior, el embrutecido aborigen, eran el símbolo del atraso, la barbarie, la decadencia y lo exótico por excelencia, en cambio el progreso y la culta civilización de donde la nación podía nutrirse estaba en Europa, su tecnología, sus ropas, escritos, sus pensadores, su refinamiento, su arte y cultura, su gente, especialmente del norte de Europa, ingleses si era posible, el modelo educativo y cultural que se implanto con Sarmiento fue para homogeneizar la diversidad americana y el pensamiento de la Argentina netamente criolla.


En el nombre del padre.


Echemos breve un vistazo entonces la genealogía de algunas de estas familias patricias, vinculadas como decíamos más arriba con las potencias hegemónicas que operaban en el país desde el más tierno comienzo de nuestra historia como Nación, comenzaron a gobernar la argentina desde 1852 hasta 1916 de forma directa e indirecta desde 1955.


José Martínez de Hoz llegó a Buenos Aires en el siglo XVIII, con su esposa María Josefa de Castro Almandoz. Buenos Aires aún formaba parte por entonces del Virreinato del Río de la Plata. Provenían de Castilla La Vieja, y no tuvieron descendencia. Fue nombrado a cargo de la Aduana por los ingleses en la primera invasión de 1806. José Martínez de Hoz perteneció al sector de los comerciantes del Virreinato que trabajaban con mercaderías importadas introducidas de contrabando, al comercio de esclavos negros, y se oponía a la instauración del libre comercio, apoyando en cambio que España fuese el único país facultado a comerciar legalmente con Buenos Aires. Al no lograr tener descendencia, mandó llamar de España a su sobrino Narciso de Alonso Martínez, que llegó a Buenos Aires el 5 de febrero de 1792, a los 12 años de edad. José murió el 4 de junio de 1819, pero su sobrino tomó su apellido como reconocimiento.


Así, Narciso de Alonso Martínez de Hoz continúa con el apellido y los negocios de su tío. Se dedicó a la explotación agropecuaria en los campos «San Martín», en Cañuelas, y «El Araza», en Castelli. Formó parte de la primera sociedad rural argentina en 1866, y administró una sociedad beneficencia fundada por Bernardino Rivadavia, fue un gran entusiasta de la conquista del desierto, encabezada por Julio Argentino Roca. En ese lapso, Martínez de Hoz, al frente de las distintas versiones de la Sociedad Rural, recaudó y aportó fondos para financiar la campaña emprendida exitosamente por Julio Argentino Roca. Tras la eliminación de la población indígena y la ocupación efectiva de las tierras, la Argentina registró un brusco salto en la producción y exportación de materias primas. Hasta la derrota del cacique Calfucurá, la superficie sembrada de trigo era de 130 mil hectáreas. Cuatro décadas más tarde, la superficie triguera había ascendido exponencialmente a más de seis millones de hectáreas. La fundación del capitalismo agroexportador tuvo resultados excepcionales para la Argentina: mientras que en 1871 se exportaron 9 toneladas métricas de trigo, en 1908 se comercializaron más de tres millones de toneladas. Los Martínez de Hoz, los Stegman, los Olivera, los Madero y los Casares, entre otras familias fundadoras de la Sociedad Rural Argentina, fueron los beneficiarios directos de la expansión territorial planificada desde el gobierno.


Su descendiente más emblemático fue José Alfredo que se casó con Elvira Bullrich Lezica Alvear, continuo con los trabajos de su padre, que luego transmitió a su hijo también del mismo nombre, ya más conocido por nosotros, este último, fue un político, economista, abogado y profesor universitario argentino, que participó como ministro de Economía del presidente circunstancial José María Guido por unos pocos meses durante 1963 y como ministro de Economía de la dictadura militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional entre 1976 y 1981 del cual hablaremos extensamente en el capítulo 5.


Se lo considera un representante del liberalismo económico y el neoliberalismo a ultranza en la historia argentina. Estuvo profundamente relacionado con los organismos y centros financieros internacionales, tan así que, a los pocos días del inicio de la gestión de José Alfredo Martínez de Hoz, el Fondo Monetario Internacional aprobó con sorpresiva rapidez un crédito de 110 millones de dólares que permitió mejorar el nivel de reservas de divisas disponibles en el Banco Central de la República Argentina.


Carlos María de Alvear, como sabemos su arribo nuevamente a Buenos Aires se efectuó en 1812, junto a otros masones, sabemos también su flagrante traición a la patria, y era hijo del noble español Diego de Alvear y Ponce de León y de la porteña María Balbastro. El nombre de pila incluye al Santo Ángel Guardián por ser el epónimo y patrono de la ciudad en la que naciera: Santo Ángel Guardián de las Misiones, antigua reducción jesuítica de las Misiones Orientales o de El Tapé, actualmente Santo Ângelo en territorio anexado a Río Grande del Sur tras la conquista portuguesa de 1801. A fines de 1819 Alvear se alió al general chileno José Miguel Carrera -enemigo jurado de San Martín y Bernardo O'Higgins- y otros opositores a los grupos que gobernaban en Buenos Aires y Santiago. La influencia de su hijo, el intendente de la ciudad de Buenos Aires, Torcuato de Alvear, y su nieto, el presidente Marcelo Torcuato de Alvear, le permitieron sobrevivir en la estimación pública a lo largo de los años.


Tomas de Anchorena. Anchorena nació en Buenos Aires perteneciente a una familia dedicada al comercio, a la compra de tierras y luego a la ganadería, estudió en el Real Colegio de San Carlos, posteriormente se graduó de Doctor en Leyes con título de la Universidad de Charcas en 1807, en el Alto Perú. Regresó a Buenos Aires en 1809, participando activamente de la Revolución de Mayo de 1810.


En los años siguientes sirvió como secretario del General Manuel Belgrano en el Ejército del Norte y, en 1815, fue electo diputado por Buenos Aires para el Congreso de Tucumán, estando presente el 9 de julio de 1816, día de la Independencia Argentina, y firmando la respectiva Declaración. Murió en 1847, y hoy sus restos se encuentran en el Cementerio de la Recoleta, en el mausoleo familiar. Estaba casado con doña Clara García de Zúñiga, perteneciente a una de las familias más ricas del Virreinato del Rio de la Plata.


Tuvieron quince hijos, entre los que se destaca Tomás Severino de Anchorena, (Buenos Aires, 8 de noviembre de 1827 – 29 de agosto de 1899) fue un abogado argentino que ejerció como Ministro de Relaciones Exteriores y del Interior durante la presidencia de Luis Sáenz Peña, en la última década del siglo XIX. Nació en el seno de una familia de la alta sociedad rioplatense. años más tarde ayudó a Carlos Pellegrini en la fundación del Banco de la Provincia de Buenos Aires. De las diez familias de la burguesía terrateniente que en 1836 encabezaban el listado de propietarios de la mayor cantidad de hectáreas en la Provincia de Buenos Aires sólo Álzaga Unzue, un esclavista en la época de la colonia, Pereyra Iraola que durante  1882 a 1884, fue presidente de la sociedad Rural Argentina, y Girado Pereda, que uno de sus descendientes también fue presidente de la sociedad Rural Argentina, durante 1972 a 1978, todos ellos permanecen en un listado similar de los doce mayores fortunas y tierras casi un siglo después. En 1928 el grupo familiar Anchorena poseía 382.858 hectáreas, superado únicamente por la familia Álzaga. José S. de Anchorena fue presidente de la Sociedad Rural Argentina en el período 1916-1922. Actualmente es considerada como una de las familias más antiguas y adineradas del país.


Otras familias de alta alcurnia.


Después de 1880 o sea después de la conquista del desierto y hacia 1910 se incrementa la lista de grandes propietarios de la tierra y con ellos las fortunas que estas generan, allí aparecen familias como Leloir, Dugan, Duhau, Ruiz Guiñazu, Peralta Ramos, Carcano y Videla, Bullrich, Pueyrredon, Lynch, Lugones, Ocampo, Fotabat, entre otros.


Como hemos visto en este apretado resumen de las familias más ricas de la argentina, muchos de ellos activos y vinculados con el poder, un ejemplo bien actual es Patricia Bullrich, forma parte de la familia tradicional argentina de los Pueyrredón, de linaje francés e irlandés, 2 ​cuyos miembros más destacados fueron Juan Martín de Pueyrredón, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata (1816-1819); y Honorio Pueyrredón, ministro de Agricultura (1916) y posteriormente ministro de Relaciones Exteriores (1917-1922) del presidente Hipólito Yrigoyen. En su familia también hubo dos intendentes de la Ciudad de Buenos Aires: Adolfo Bullrich (1898-1902) y Carlos Pueyrredón (1940-1943).


Otro caso es Esteban Bullrich El nombre completo es Esteban José Bullrich Zorraquín Ocampo Alvear. Y viene de una familia tradicional de Argentina. Su tatarabuelo fue el fundador de lo que hoy se conoce como Patio Bullrich. En el año 1867, ese imponente e histórico edificio de Buenos Aires era conocido como la casa de remates Adolfo Bullrich, donde se podían adquirir terrenos, campos, animales y todo lo que esté a la venta. Las capacidades para comerciar y relacionarse de Adolfo Bullrich no sólo lo hicieron rico, sino que lo llevaron a trabar una excelente relación con el entonces presidente de la Nación, Julio Argentino Roca, quien en 1898 lo nombró intendente de la ciudad de Buenos Aires, cargo que ejerció hasta 1902. Por aquel mandato, hoy una calle de la ciudad le rinde homenaje: Intendente Bullrich está en Palermo y es la continuación de Juan B. Justo, extendiéndose seis cuadras desde Santa Fe hasta Libertador. Si se sigue la línea del árbol genealógico de los Ocampo Alvear, se puede encontrar a su tío Juan María Ocampo Alvear, quien trabajó junto al ex ministro de Economía de la última dictadura militar José Alfredo Martínez de Hoz. Fue presidente del Banco Nación. Si se sigue subiendo en el árbol genealógico, el hermano de su tatarabuelo materno fue Torcuato Antonio de Alvear Sáenz de la Quintanilla. El hijo de este señor de nombre interminable fue Marcelo Máximo Torcuato de Alvear Pacheco, más conocido como Marcelo T. de Alvear, presidente de Argentina entre 1922 y 1928.


El parentesco con la ministra Patricia Bullrich también se remonta al fundador de la casa de remates. El hermano de Adolfo era Rodolfo José Marcos Bullrich, bisabuelo de la ministra. Todo queda en familia, por ultimo incursionó en política de la mano de Ricardo López Murphy.


Por ultimo no quiero dejar pasar, la existencia de familias que tuvieron modestos comienzos a mediados del siglo XX y fueron ganando terreno en las nacientes industrias del país, de la mano de las grandes corporaciones internacionales que fueron una y otra vez ampliamente favorecidas por los sucesivos golpes de estado que veremos más adelante y son las que controlan gran parte de nuestra economía actual.


Consolidando la estructura de la dependencia.


Para culminar entonces con este apartado sobre la construcción del país a mediados del siglo XIX, diremos que una vez terminada la guerra entre el general Urquiza (Mason) y Juan Manuel de Rosas, ambos de signo federal, Urquiza y luego Bartolomé Mitre (Mason Unitario), se encumbraron como presidentes después de esa conflagración decisiva de la batalla de Caseros, ya que con ellos culminaba una época de guerras civiles entre la Elite Porteña y los caudillos del interior, Urquiza en 1852 sancionó finalmente la tan anhelada constitución Nacional con claro énfasis federal, pero Mitre se opuso al igual que varios terratenientes encumbrados como los Anchorena, pues su postura era centralista y Unitaria, desde ese momento hasta 1860, la ex capital del virreinato, Buenos Aires estaría separada del resto de la provincias de la confederación, durante este periodo de tiempo se promulgo una ley prohibiendo a la población mencionar todo lo relacionado a Rosas, un antecedente funesto de lo que se haría casi un siglo después. La batalla decisiva entre Urquiza (que tenían soldados aborígenes Ranqueles y Mapuches) y Mitre se dio en Cepeda, Urquiza por razones que aún se investigan abandono el campo de batalla con muchas más fuerzas que Mitre, dando la victoria a este último, desde ese momento hasta 1880, se sucederían presidentes con un claro signo Unitario, centralista y a favor de Buenos Aires y sus riquezas tanto agrícolas ganaderas como de la aduana, en importante desventaja con el resto de las provincias, lo primero que hizo Mitre fue modificar la constitución para tener a la aduana a su servicio, las fuerzas federales acéfalas resistieron un poco más, pero sin el apoyo de Urquiza que se había retirado de la vida política, el espíritu federal se desvaneció, Mitre primero y luego Sarmiento realizaran una campaña de liberación, ósea de exclusión y persecución hasta el exterminio a todo lo que significara federal, el Chacho Peñaloza fue el último de los caudillos que defendió dicha causa, el mismo tratamiento se dio con los aborígenes que fueron partidarios de Urquiza, Cuando el gobierno del masón Mitre terminó, en octubre de 1868, dejaba como saldo la muerte de 4728 argentinos durante las rebeliones contra el centralismo mitrista. El único testimonio de esta época que ensalza el ideal federal de forma literaria, es el Martin fierro de José Hernández, que describe las paupérrimas condiciones sociales del gaucho. Mitre priorizó las relaciones con los países europeos, especialmente con Inglaterra, respecto a los países latinoamericanos era de completa indiferencia, Mitre creía su deber exportar el liberalismo económico a las provincias del interior ocupándolas con el ejército nacional si alguna se resistía este modelo civilizador, también creyó necesario imponerlo en los países vecinos como Uruguay y especialmente en Paraguay, es así como comienza lo que se llama la infame guerra de la triple alianza, Mitre además de su tarea de gobierno, tenía tiempo para fundar diarios como es el caso de LA NACION, un órgano de difusión de su ideario liberal y dar a conocer su punto de vista sobre la Historia Argentina, que haría escuela en todos los establecimientos educativos del país hasta bien entrado el siglo XX. El 28 de octubre de 1864 es Proclamado Gran Protector y Conservador de la Orden Masónica de la República Argentina, y el 9 de junio de 1865 fue proclamado Gran Comendador de Honor del Supremo Consejo grado 33° para la República Argentina.


Los siguientes sucesores de Mitre; Sarmiento y Avellaneda (También altos Masones) terminaron por consolidar la organización interna del País, y encauzándolo hacia una economía principalmente agroexportadora, cuyos beneficiarios serían los integrantes de la Sociedad Rural Argentina, se sistematizo el reemplazo cultural y físico de la población criolla y originaria con grandes contingentes de Inmigrantes europeos. Así lenta pero inexorablemente el país ya semicolonial se fue modernizando al gusto de las potencias extrajeras como Gran Bretaña, con el advenimiento de las líneas férreas y locomotoras de origen inglés, un medio eficaz para una mejor distribución de las materias primas extraídas de las provincias y luego exportadas hacia el puerto de Buenos Aires, los medios de comunicación como los diarios y el telégrafo eran financiado por Ingleses y a través de la educación estatal, basados en el modelo de Estados Unidos que a su vez venia de Inglaterra, se buscó homogeneizar a la población tan disímil, sobre todo a los más jóvenes, con todo ello se trató de construir en varias décadas una “nacionalidad argentina”, desde 1880 hasta 1916 se daría lo que se conoce como la generación del 80 o la republica conservadora. En lo político, el período estuvo signado por el control del gobierno nacional y de la mayoría de los gobiernos provinciales a través del Partido Autonomista Nacional ex partido Unitario y de la Liga de Gobernadores, que establecieron una agrupación o conglomerado político de ideología liberal en lo económico,  conservadora en las costumbres e ideas.​ La principal característica de la acción política del período fue el control de las elecciones a través de los acuerdos entre las cúpulas políticas, el clientelismo y el fraude electoral, el presidente, que disponía del control del presupuesto nacional a favor o en contra de las provincias y podía deponer a los gobernadores desafectos por medio de las intervenciones federales por medio del ejército nacional. La figura política más relevante del período fue el general Julio Argentino Roca, que presidió el país durante doce años y dominó el partido en el gobierno al menos otros doce años más, extendiendo su liderazgo indiscutido durante dos tercios de los 36 años que duró el período conservador. Durante su gestión se sancionó el Código de Minería de la Nación, para que las potencias extranjeras puedan extraer las riquezas de nuestra tierra y llevarse todos los beneficios a las suyas; Roca tenia participación activa en el negocio, se organizó el gobierno municipal de la nueva Capital Federal​ y se fundó la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, cuyo primer intendente fue un Mason llamado Dardo Rocha. Pero casi al finalizar el siglo se vieron los primeros síntomas de la gula capitalista que indigesto a los mismos que la habían creado, la especulación bancaria en la bolsa, el alza de precios a los consumidores, la fuga de capitales y su consecuente prohibición a los ahorrista a sacar su dinero de los bancos que no tenían como devolver el dinero, provoco el primer Default argentino bajo el gobierno conservador de Juárez Celman, ante la crisis económica sin precedentes estalló la primera revolución que daría vida al primer partido político moderno, la Unión Cívica Radical o UCR, bajo Leandro N Alem e Yrigoyen como referentes máximos, en el próximo capítulo veremos cómo se trasforma nuevamente la argentina frente los cambios mundiales y las corporaciones que empiezan a emerger.

Bibliografía.

“Nueva Historia Argentina”, tomo 2, 3 y 4. Editorial Sudamericana.
“Los mitos de la Historia Argentina”, 1 y 2. Felipe Pigna.
“La vida por la Patria”, vida y obra de Mariano Moreno. Felipe Pigna.
“Rosas nuestro contemporáneo”, Jose Maria Rosas.
“La Invención de la Argentina”, Nicolas Shumway.
“Masoneria en la Revolución de Mayo”. Influencia en el pensamiento político. Ediciones Masonica Argentina.
“La Masonería a través de sus hombres”. Alcides Lappas.