EL HOMBRE FÍSICO Y EL HOMBRE ESPIRITUAL

fragmento de “La flecha en el blanco”

de Maurice Nicoll

En el hombre los pensamientos y sentimientos externos provienen de lo que capta a través de los sentidos.Este es el nivel que representan los pies psicológicos de su ser, pies distintos a los de su serFísico. Y la clase de zapatos que calzan estos pies son sus puntos de vista, sus opiniones y las actitudes que viste o utiliza para allegarse a una vida sensual. Si no fuese por los cincoSentidos, no habría vida externa. ¿Cómo camina el hombre sobre la tierra? Hablamos en un sentido psicológico. ¿Cómo se relaciona su psicología con la vida externa?

El hombre que entiende la vida únicamente a través de las pruebas que le ofrecen los sentidos, no es un hombre psicológico. Es un hombre sensual. Su mente se apoya en los sentidos. En otros escritos se llama a esta la 'mente carnal' [ ό νους σαρκος (Col. II. 18) En este caso piensa desde los pies, no tiene cabeza. Y piensa especialmente desde la clase de zapatos que calzan sus pies. Esta es la forma de su verdad; es diferente en diversos casos, pero siempre corresponde al mismo orden o al mismo nivel. Aun dista mucho de ser un Hombre. Piensa de una manera literal. Toma la parábola literalmente. A fin de poder empezar a hacerse hombre, ha de comenzar a pensar apartándose del sentido literal. Para quienquiera que anhele un desarrollo interno, lo verdaderamente importante y significativo es el pensar en términos psicológicos. Por ejemplo, ¿por qué razón se dice tan a menudo en la literatura esotérica, en las Escrituras, que el hombre se  ha de quitar los zapatos antes de penetrar a un lugar sagrado? Significa que la mente sensual es incapaz de entender la verdad psicológica. Por eso se le pide que se quite los zapatos, que se desprenda de la verdad cimentada en los sentidos. Porque una mente que se apoya en los sentidos, y en la verdad que estos le proporcionan, es una mente incapaz de comprender un nivel superior o más elevado de la verdad, o sea una verdad psicológica. Dicho en otros términos: el hombre físico no puede comprender al hombre espiritual.

De modo que cuando se dice que es necesario quitarse los zapatos para poder entrar a un lugar santo o sagrado, se quiere indicar que lo sensual no puede comprender lo espiritual. El pensamiento sensual no puede palpar un nivel que le sea superior. Requiere otro modo de pensar. La mente yace a distintos niveles, y el más bajo no puede asir los superiores. Es imposible tratar de entender una verdad psicológica con el nivel más bajo o externo de la mente. De suerte que esos son los zapatos que uno ha de quitarse al penetrar a aquella esfera del conocimiento que está por encima del conocimiento sensual. Arrastrar el entendimiento psicológico al nivel del entendimiento sensual es destruir todo lo que en el Hombre puede conducirle a un desarrollo interior y hacer de él un hombre, internamente.

Las gentes tratan de entender a 'Dios' y lo 'Divino' con su mente sensual. Tratan de entendercon los zapatos y no con la cabeza.