Breve Reseña Historica Templaria de Huesca España

Por Victor Hugo Bassino 

20/10/2014  Los Fox (Foix o Foj es como se escribe dicho apellido en la documentación de esta Casa que abarca desde el siglo XII a la actualidad)

En el año 1492 y en respuesta a la llamada de cruzada contra el último reducto del Islam en lo que se conoce como Península Ibérica, el reino moro de Granada, una rama de la casa de los Foix de Francia, encabezada por un tal Gastón acudió a la lucha contra el infiel. Una vez tomado dicho reino Gastón se vuelve a sus territorios del sur de Francia. Por esta fecha de finales del S XV los Foix tenían señorío en el dicho condado de Foix, el Bearn, Begorra, Reino de Navarra, etc.

Entrado Gastón en los territorios entonces conocidos como Reino de Aragón, le llega misiva del Rey Fernando II de Catalunya y Aragón (Fernando I de Castilla “el Católico”) concediéndole el honor, si lo consideraba, de que se aposentase en dicho reino donde creyese conveniente. Haciendo uso de dicho privilegio se aposentó en el mismo lugar donde recibió la misiva, en el lugar de Belver y desde ese año de 1494 hasta que este pueblo pasó a denominarse, a consecuencia de sus delitos, Belver de los Horrores, permanecimos 13 generaciones de los Fox, marchando yo de dicho pueblo con mi difunta esposa, Montserrat Robreño Elías en mayo del año 2005.

 A partir del Siglo XVII en el archivo-biblioteca de la casa Fox, se encuentra bastante documentación relativa a mis antepasados. Mucha de esta documentación se perdió con lo que aquí en España se conoce como Guerra de la Independencia (1808-1814) ya que mi tatarabuelo, Domingo Fox Lozano, no acató al Rey José I y siguió reconociendo como rey legítimo de España a Fernando VII. Mucha de esta documentación, por causa de esta guerra fue a parar a una de las casas nobles por entroncamientos con la nuestra de Alcolea de Cinca. Esta casa tiene como apellido Pitarque. Entre esa documentación se encontraban las ejecutorias de nobleza nuestras. Ya no volvieron a nuestra casa a pesar de haberlas reclamado mi tatarabuelo y mi abuelo, pero tenemos la suerte de que en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, hay documentación probatoria de nuestros orígenes en documentos del año 1807 y 1830.

 Entre la documentación que se conserva hay tanto cartas del Rey Católico como de su segunda mujer, Germana de Foix, que era o bien hermana  o prima de Gastón de Foix que dio origen a nuestra saga.

También es conocida y está documentada la relación que mis antepasados y nosotros hemos tenido primero con la Orden del Temple y luego con sus herederos, la Orden de San Juan de Jerusalén. Entre las piezas más importantes que se conservan de la Orden del Temple está la Cruz que el último comendador de la Encomienda de Monzón y Chalamera, Fray Berenguer de Belvís, llevaba en su pecho y cuando se rindió la fortaleza de Monzón, dicha reliquia pasó a manos de su conquistador, Artal de Luna, que a la vez la entregó a la madre de un templario profeso y luego pasó a nuestra casa (en el S XVI)

 Los herederos de la casa se dedicaron a la agricultura ya que por su linaje no podían ejercer “oficios viles ni mecánicos”. Algunos hijos de la casa fueron dedicados al sacerdocio y otros a las armas, muy propio de la nobleza hasta el siglo XIX.

 La antigua casa tuvo que ser vendida por mi tatarabuelo, Domingo Fox Lozano, para pagar impuestos de guerra tanto a las tropas francesas como españolas, salvaguardando el patrimonio rústico (las tierras) y edificando su casa encima de lo que había sido hasta ese momento el oratorio de la misma, la hermita de Nuestra Señora de Gracia, en cuya cripta estuvieron sepultados los últimos caballeros templarios que defendieron la Orden en la encomienda más grande de la Corona Catalano-Aragonesa, que fueron trasladados a la cripta de la Iglesia Parroquial en 1812 y allí permanecieron hasta febrero de 1997, fecha de su profanación y expolio por las autoridades políticas, eclesiásticas y judiciales de Aragón, con el apoyo del Estado Español y del Vaticano, siendo sus restos tirados a un vertedero en el pueblo de Belver de los Horrores y, a fecha de hoy, allí permanecen.

 Fuente : Reseña del Linaje de los Fox- Miguel Fox Sans