Sello de los dos Caballeros

POR VÍCTOR HUGO BASSINO
29 Jun 2014  No hay elementos para pensar que efectivamente en algún momento dos caballeros debieron montar el mismo caballo.

 Bien por el contrario vimos en el Capítulo «Equipamiento según el Grado» que los altos oficiales disponían de cuatro cabalgaduras, los Caballeros de tres y aún los Escuderos -y también los turcoples- tenían cada uno al menos un caballo. De tal modo que el doble jinete es una expresión simbólica. Existen varias interpretaciones. Una de ellas, como símbolo de pobreza. 

También se lo ha asociado con humildad, desde que es necesario dejar de lado todo orgullo para montar juntos el mismo caballo. Terrera, ve a un jinete mirando para adelante y al otro para atrás -visión que no compartimos-, y para él, «esa posición de los dos jinetes significaba el conocimiento de los mundos paralelos. 

El Endo y el Exo, el adentro y afuera, la materia y la antimateria, lo de adelante y lo de atrás, lo de arriba y lo de abajo. El caballo que empleaban los templarios en sus viajes incorpóreos lo llamaban Turcoman.» Una interpretación también esotérica brinda Juan Atienza al recordar al cabalista Yehuda ben Barzilay (c.1200) autor de la postura de que siendo Yavhé el creador único de la Cábala, un solo hombre no está en condiciones de aprehender enteramente su sentido.»Tómate por tanto un compañero y dedicaos a meditar sobre el Yetsirá y llegaréis a comprenderlo».

 La idea se completa para Atienza al recordar en la mitología medieval que el caballo representa ocultamente los secretos cabalísticos. Según Knight y Lomas, en cambio, podrían representar a dos grados de caballeros: a los que se les permitía compartir el secreto templario, ordenado y los que iban en ancas, aprendices. En cuanto al caballo en general (no particularmente el del sello), Jung no duda en atribuirle el lado mágico del hombre, la intuición del inconciente. De ese carácter mágico del caballo se deriva la creencia de que la herradura trae buena suerte (Cirlot). Extremando la imaginación y conociendo el objetivo de la Orden, podríamos recordar con los dos jinetes al dios romano Jano (de donde deriva Enero, January, Janeiro), representado por dos rostros unidos. Es símbolo de la totalización, de anhelo de dominación general.

 También simboliza Jano la unión de los poderes sacerdotal y real. Las correspondencias en el cristianismo son las dos puertas de Jano, los dos solsticios consagrados a los dos santos Juanes (Bautista y Evangelista). (Cirlot). También podríamos pensar en una especie de acuerdo sobre el fin común: mientras uno de los jinetes está ocupado con las cosas de este mundo, el otro lo hace con los designios del Más Allá. 

Si hubo influencias esenias en su formación, es desconocido, pero el hallazgo de los rollos de Qumrán permitirían suponer cierta relación con el dualismo. Según Sen Montero, estudioso del tema: «No dudamos en decir (que el dualismo) quizás sea lo más importante y relevante de las ideas de Qumrán», y cita un documento de los hallados: «Y l ha creado al hombre para dominar la tierra y le ha impuesto dos espíritus para que les siga hasta el tiempo de su venida. He aquí los dos espíritus: El de la verdad y el de la perversidad...» 

Nuestra posición, cercana a la de Knight & Lomas es pensar que uno de los dos jinetes está ocupado con las cosas de este mundo mientras el otro lo está con los designios del Más Allá, pero también podría estar inspirado en el dios romano Jano. Tambieén cabe destacar que los dos jinetes compartiendo la misma montura, es el caballero en su dualidad, de Monje y Guerrero. 

Por último, para sorpresa de muchos y para reafirmar lo dicho, que los dos jinetes en un solo caballo fue una cuestión simbólica citaremos la regla Nº 379, cita textualmente: ...»Y dos hermanos no deberían montar el mismo caballo»

Fuente: Los Caballeros Templarios Vida, muerte y resurrección Dr. H. Della Torre